Juan Carlos Barahona

Enviar
Jueves 5 Junio, 2008

Más conectados, más inteligentes

Juan Carlos Barahona

Cuando formamos equipos de expertos para debatir sobre algún tema, estamos apostando a que el resultado de varias mentes sea mejor que el sesudo análisis de un solo individuo. En ciertas circunstancias, la estimación promedio realizada por grandes grupos produce mejores estimados que esos grupos de expertos.
Con Internet podemos acceder el conocimiento de un número grande y creciente de personas. En los años 90 el INCAE trajo a Costa Rica a Nicholas Negroponte, un especialista en medios y tecnología del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) quien, entre otras cosas, nos anunciaba que un día no muy lejano crearíamos nuestro propio periódico personal en línea de acuerdo con nuestras preferencias. Hoy, sin embargo, vemos que no es necesario que nosotros mismos hagamos esa definición, al menos no de forma directa. Filtros colaborativos como los de Amazon.com y muchos otros nos ofrecen constantemente recomendaciones valiosas con base en la afirmación de que “gente como usted” también compró tal o cual producto. En términos de inteligencia colectiva, esto es diferente y más poderoso que lo que nos vaticinaba Negroponte. Por medio de Internet, es posible acceder los patrones de comportamiento de muchas mentes para predecir lo que le va a gustar a una en particular, la nuestra.
Como esos filtros, han surgido otras herramientas que nos permiten que el contenido de muchas mentes se organice y contribuya en el desarrollo de un producto o una actividad que en algún momento nos interese. Una de ellas son los “wikis”. Un wiki es un sitio web que permite a cualquier usuario agregar material o editar el existente e incluso borrar lo que otros hubiesen hecho antes.
Esta forma democrática de producción genera usualmente preocupación al recién iniciado. ¿Cómo puede funcionar algo así sin autoridad ni control jerárquico? Y es que ciertamente es vulnerable a cualquier persona que escriba cualquier cosa incorrecta o de mala calidad. Sin embargo, la mayoría de las experiencias es positiva, siendo quizás la más notoria la enciclopedia en línea Wikipedia, que hoy cuenta con casi 2.400.000 artículos en inglés y más de 350.000 en español contribuidos y editados por miles de personas. Nadie es autor de un artículo en particular y la garantía primordial de calidad de los artículos es que quienes quieren que funcione son muchos más que los que no, por lo que cualquier cosa que se publique rápidamente es editado y mejorado por el resto de “wikipedianos”.
A nivel empresarial y profesional, cada vez más grupos están usando wikis como una forma de aprovechar el conocimiento colectivo para mantener la documentación actualizada de proyectos, producir documentos en forma colectiva o la “memoria organizacional”.
A nivel nacional, conforme experimentemos y extendamos el uso de esta herramienta en nuestras vidas y organizaciones encontraremos posiblemente soluciones efectivas a retos como simplificación de trámites, apoyo curricular a docentes, estudiantes y padres de familia, etc. A nivel de empresa, podremos capturar el conocimiento de nuestros colaboradores, lo que es importante en un mundo donde la alta rotación de empleados será la norma. En lo personal podremos, como mínimo, ver disminuido el torrente diario de correos electrónicos.