Enviar
Más allá del lujo

Suites presidenciales de Washington listas para huéspedes ricos

La suite presidencial, el jet privado y el conserje personal siguen disponibles para cualquiera que pueda pagar por el paquete de asunción presidencial llamado “44 Comandante en Jefe” en el lujoso Omni Shoreham Hotel de Washington.
El “Crucero de Asunción 2009 Sí Podemos”, de $2 mil por persona, fue cancelado por falta de pasajeros, y el Hilton Washington no recibió ninguna reserva para su paquete de cuatro noches a $44 mil denominado “Detrás del Baile Inaugural”.
La asunción de Barack Obama el 20 de enero, cuatro días vertiginosos de bailes de gala y veladas exclusivas, traerán miles de visitantes acaudalados y millones de dólares a los hoteles, restaurantes y establecimientos nocturnos de Washington.
Como señal de la dureza de los tiempos, la recesión y el colapso de Wall Street han erosionado la demanda de las ofertas más ostentosas.
“La persona que normalmente contrata estos paquetes lujosos es alguien que trabaja para Bear Stearns —firma que ya no existe—, Lehman Brothers —tampoco existe ya— o Merrill Lynch —es una sombra de lo que era—”, dice Howard Davidowitz, presidente de Davidowitz & Associates, asesor de minoristas y banco de inversión de Nueva York. “Esta gente no está comprando nada”.
El Mandarin Oriental ofrecía un paquete de $200 mil que incluía cuatro noches en su suite presidencial de 14 habitaciones, el uso de un Masserati Quattroporte con conductor, servicio de mucamo de 24 horas y atuendos de Ralph Lauren para el baile de asunción.
En cambio, el hotel reservó la suite de 325 metros cuadrados por $10 mil por noche sin los accesorios.

Bloomberg

Ver comentarios