Margen de intermediación financiera por las nubes
Enviar
Margen de intermediación financiera por las nubes
Diferencia entre tasas activas y pasivas se mantiene entre las más altas de América Latina. Encaje bancario e inflación contribuirían a forjar ese escenario desfavorable para deudores e inversionistas

Víctor Sanabria
[email protected]

El margen de intermediación financiera sigue siendo una piedra en el zapato para los deudores e inversionistas del sistema bancario nacional.
Y es que el diferencial entre las tasas activas y las pasivas en moneda local —cálculo aproximado del margen en cuestión— sigue siendo uno de los más altos de Latinoamérica, en términos porcentuales.

Mientras que para Costa Rica se estima un margen cercano a un 12,94%, a nuestro vecino Panamá se le reporta un 3,35%, y a Colombia casi un 7,22%. Esto de acuerdo con cifras de la Comisión Económica para América Latina al primer trimestre del año.
Este mayor margen entre tasas afecta a los deudores, ya que estos deben pagar más dinero en sus cuotas por las mayores tasas de interés de sus préstamos.
Asimismo, podría perjudicar a los inversionistas pues los rendimientos que se les reconocen muchas veces pierden competitividad de cara a las tasas inflacionarias históricas del país.
Diversos son los factores que hacen que este margen entre las tasas para créditos y las de captación sea mayor en Costa Rica de frente a otros mercados, según expertos consultados.
Por ejemplo, sobresalen encajes legales elevados (15% sobre la captación), el impuesto de renta a los títulos valores (8% de los intereses), peaje de los bancos privados por la captación de depósitos a la vista (17% de las captaciones), entre otras posibles causas.
“Hay una serie de distorsiones como, por ejemplo, el alto encaje que reduce la disponibilidad de prestar fondos. Si a ello se le suma el peaje que paga la banca privada, esto representa un encaje adicional, el cual impacta en el comportamiento de las tasas”, mencionó Gerardo Ulloa, gerente general de Banco BCT.
En el caso de los bancos del Estado se deben sumar las contribuciones que estos intermediarios financieros están obligados a transferir a otras entidades como al Instituto de Fomento Cooperativo, a la Comisión Nacional de Préstamos para Educación, y a la Comisión Nacional de Emergencias, así como los impuestos sobre la renta y las patentes municipales.
De cara a este contexto, la inflación ha sido otro factor que incide en el establecimiento de tasas. Esto ya que el principal instrumento del Banco Central para conducir su política monetaria y controlar la inflación son las tasas de interés, principalmente, las ofrecidas desde Central Directo.
En ese sentido, la entidad ha recurrido en variadas ocasiones a intereses altos para desincentivar el consumo, y con ello controlar el ritmo de crecimiento de los precios.
“El comportamiento de la inflación incide en los costos de los intermediarios financieros, por lo que es claro que tiene un efecto importante en el margen”, dijo Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.
Algunos críticos achacan la culpa al Central de la amplia diferencia entre las tasas de interés, aduciendo que el mal manejo de los instrumentos de política monetaria son los causantes de este comportamiento.
No obstante, para otros analistas el comportamiento del margen se explica por las condiciones del mercado, aunque no puede quedar de lado que coyunturalmente pueden incidir los requerimientos de financiamiento del Gobierno, las medidas de política monetaria del Central y las necesidades de captación de los diferentes intermediarios privados.
“No es correcto hablar de culpables; el establecimiento de cada uno de estos aspectos tuvo su justificación en su oportunidad. Sin embargo, las autoridades correspondientes y la misma Asamblea Legislativa, en aquellos casos establecidos por ley, podrían contribuir a disminuir su impacto y, por consiguiente, coadyuvar a reducir el costo de la intermediación financiera”, comentó Mario Rivera, gerente general del Banco de Costa Rica.


Ver comentarios