Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



MAGAZINE


Margarita tiene un "punto de partida"

Carolina Barrantes [email protected] | Martes 24 noviembre, 2009



Margarita tiene un “punto de partida”
La ganadora del Latin American Idol 2008 conversó con MAGAZINE sobre su primer disco inédito

Carolina Barrantes
[email protected]

Luego de un año de haber triunfado en el reality Latin American Idol, la cantante panameña Margarita Henríquez abre una nueva puerta en su carrera, esta vez con un disco inédito.
La artista está de visita en el país para promocionar su material “Punto de partida”, donde canta reggaetón, pop y baladas.

¿Qué significa para usted “Punto de partida”?
Mi tarjeta de presentación ante todos los centroamericanos y el público que votó por mí en el reality. El título se escogió con ayuda de amigas y el club de fans de Panamá; definitivamente es el significado de las que están por llegar a mi carrera.

¿Siente que con el disco está “subiendo la marea”, como se llama el primer sencillo del disco?
Sí, ha tenido muy buena aceptación. Llaman a las emisoras para solicitar el tema, y se ha logrado colocar en algunas listas de las más escuchadas en Panamá. Lo escribió el ex integrante de Sin Bandera Noel Schajris.

¿Cómo se sintió cantando reggaetón en “Por tu amor muero”?
Fue todo un reto. Desde un inicio quise ponerme un reto y salió muy bonito; a los panameños nos encanta el reggaetón.
Grabarlo fue una anécdota: en el estudio pedí unos lentes, me puse una gorra de lado y empecé a cantar en medio de muchas risas.

¿Qué viene en su agenda?
Voy para Guatemala, donde tengo una agenda muy apretada; luego regreso a Panamá a una firma de autógrafos, sigo con promoción en emisoras, me reuniré con el director para mi segundo vídeo del disco, y el 8 de diciembre partiré para Argentina, donde participaré en la final del Latin American Idol.

¿Cómo ha cambiado Margarita entre el reality y ahora?
En el programa yo era muy introvertida, tenía mi autoestima por el suelo, no me sentía segura de hacer más de cuatro cosas.
El reality fue una lección en que aprendí que si me propongo una meta puedo cumplirla y disfrutar 100% la música.
Me encerraba en una burbuja porque no entendía muchos de los pasos que hay que seguir en el campo musical, y ahora sí los comprendo.

Luego de un año, ¿ve objetivamente que el reality es efectivo?
Es un trampolín que lo presenta a uno ante más de 23 países, cuando se sale, es uno mismo el que tiene que poner todas las ganas, subir esa escalera que le dan.

¿Cuál es la anécdota que más rescata del programa?
Que lloraba mucho. Me decían que tenía una entrevista y lloraba; que teníamos una cena, lloraba, hasta ese punto. Fue de alegría.