Enviar
Maratón de superficialidades

• La primera adaptación de una popular teleserie, parece un capítulo extendido a más no poder

Sexo en la ciudad
(Sex and the City)
Dirección: Michael Patrick King. Reparto: Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis, Cynthia Nixon. Duración: 2.28. Origen: EE.UU. 2008. Calificación: 5.

Creada en 1998 por Darren Star, la serie “Sexo en la ciudad” es un hito emblemático de la televisión por cable. Estuvo al aire durante seis años, a través de la señal del canal HBO. Su gran popularidad, sobre todo entre mujeres jóvenes y adultas, se debe a varios factores, empezando por su concepto atrevido: emplear un lenguaje franco y explícito (aunque no necesariamente vulgar), para hablar acerca de sexualidad, desde una perspectiva femenina.
El pretexto lo ofrecen las vivencias de cuatro amigas treintañeras, quienes viven en un barrio exclusivo de Manhattan. Ellas se reúnen periódicamente, para ir de compras o bien tomar una copa juntas, intercambiando chismes y compartiendo opiniones. En el grupo, destaca la afamada escritora Carrie Bradshaw, quien sirve de narradora, aportando comentarios y anotaciones.
La versión cinematográfica de “Sexo en la ciudad”, responde solo y exclusivamente a criterios mercantiles. Su objetivo es explotar un fenómeno masivo, complaciendo a las fervientes seguidoras del programa original.
De manera quizá inevitable, esta adaptación parece un capítulo —extendido a más no poder— del célebre espacio. Con una duración total de dos horas y 28 minutos, el filme se siente demasiado largo, principalmente porque está exento de invenciones argumentales en grado de sustentarlo.
Gran parte de la trama gira alrededor de las peripecias de Carrie, quien finalmente se decide a contraer matrimonio, después de diez años de noviazgo. Un contratiempo hace peligrar sus sueños románticos y refuerza el sentimiento de solidaridad de sus compañeras.
Fotografiada correctamente, musicalizada con brío, dirigida de manera plana y funcional, la cinta goza de actuaciones atractivas. Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis y Cynthia Nixon están tan familiarizadas con sus respectivos personajes, que los encarnan con desenvoltura y sin esfuerzo alguno.
No obstante, la falta general de espesor psicológico, impide ir más allá de una fugaz descripción de actitudes. Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda son mujeres burguesas y clasistas. hijas del consumismo más desenfrenado. Su mayor preocupación consiste en decidir cómo despilfarrar su dinero, cuáles zapatos y carteras utilizar para estar a la moda y despertar envidia en los demás.
Considerando el tono ligero de toda la operación, “Sexo en la ciudad” concreta un extenuante maratón de superficialidades. Pondrá a dura prueba la paciencia de muchos espectadores, aunque posiblemente hará el deleite de otros.
Ver comentarios