Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Manejar un Ford T de 1914 le enseñará de nuevo a usar un coche

Bloomberg | Lunes 25 enero, 2016

Una vez que se aprende a manejar, el Ford T es silencioso, y el motor de cuatro cilindros y 20 caballos de fuerza parece muy poderoso (después de todo, el auto está hecho principalmente de madera y pesa menos de 680 kilos). Mejor todavía, es resistente. Bloomberg/La República


 En 1908, Henry Ford comenzó a vender su novedoso Ford T como el primer auto realmente accesible para las masas.
Con un precio de alrededor de $500 en aquella época (Ford terminó bajando el precio a casi $200, unos $5 mil de hoy), era un presupuesto posible para un granjero o un carpintero.
Lo que es más importante, él promocionaba que sus coches eran fáciles de manejar, mucho más accesibles para conductores casuales y (¡guau!) mujeres, ya que los modelos posteriores arrancaban con un botón en vez de una manivela.
La cosa es que de todas formas, esos viejos Ford T eran bastante complicados de manejar.
El otro día, manejé un Ford T modelo 1914 por algunas carreteras con poco tránsito a más o menos una hora de distancia de Detroit.
Los tres pedales en el piso, el freno de emergencia de un metro de largo, el acelerador montado al volante y la palanca del puente eléctrico también sobre el volante —por no mencionar la falta de frenos y dirección asistida y las temperaturas de 12° C— renovaron mi respeto por quienes manejaban este artefacto todos los días en carreteras duras y malas condiciones meteorológicas.
No por nada en inglés se dice que manejar es “el baile del Ford T”.
Esto es lo básico, primero cebe la palanca eléctrica sobre el volante para que…, luego cuando presione el botón de ignición bajo el asiento a su izquierda, se active el motor de arranque.
Luego deje parado el motor unos instantes para que se caliente. Ponga el pie izquierdo sobre el pedal en el extremo izquierdo —eso dejará al auto en punto muerto en tanto el pedal saltará a la segunda marcha si suelta el freno de emergencia.
Ponga el pie ahí, pero no empuje hacia abajo, porque si lo hace pondrá primera y se ahogará cuando arranque.
Suelte la palanca del freno de emergencia que está en su muñeca izquierda mientras…
Presiona suavemente el pedal izquierdo hacia adelante para poner primera y al mismo tiempo…
Tira de la palanca del acelerador sobre el volante hacia usted con su mano izquierda para ayudar a hacer avanzar el auto. ¡Despacio y con calma!
Para poner segunda (a unos 16 kilómetros por hora), se suelta el pedal izquierdo hacia el cuerpo del conductor, pasando el punto muerto, que es la posición intermedia entre primera y segunda (recapitulando: empuje hasta el fondo para la primera, suéltelo hasta la mitad para el punto muerto, suéltelo completamente para la segunda).
Con ese acelerador manual y el hecho de tener que presionar a fondo para poner primera, es parecido a manejar una moto.
Un momento… ¿se pregunta para qué es ese pedal del medio? Es la marcha atrás. Y el pedal del pie derecho es el freno. Se puede frenar en cualquier momento, aunque si lo hace con demasiada energía, ahogará el motor. Pero no hay problema, apretar rápido el botón eléctrico arrancará el coche de nuevo.Una vez en segunda, el resto del auto es automático. Se puede acelerar hasta más o menos 72 km/h. La velocidad de crucero es más cercana a los 32 km/h.
Este Ford T fue más difícil de manejar que cualquiera de los otros coches manuales clásicos que manejé.
El acelerador es delicado y todos los pedales tienen que estar perfectamente alineados para frenar o pasar a punto muerto. Pero como la mayoría de las cosas, sólo lleva algo de tiempo encontrarle la vuelta.
Una vez que se aprende a manejar, el Ford T es silencioso, y el motor de cuatro cilindros y veinte caballos de fuerza parece muy poderoso (después de todo, el auto está hecho principalmente de madera y pesa menos de 680 kilos). Mejor todavía, es resistente. Con ese chasis alto, sus grandes ruedas de goma y la suspensión comprensiva, ni se inmuta si tiene que atravesar la nieve y el barro de enero.