Logo La República

Domingo, 24 de mayo de 2020



COLUMNISTAS


Mandinga

Abel Pacheco [email protected] | Lunes 02 mayo, 2011



PARLATICA
Mandinga


Todavía se escucha por estos lares el calificativo de “mandinga”, “mandingas”, o “mandinguita”, para designar al pusilánime, al “tiquis-miquis”, al que le zafa el hombro a una obligación, a los y las que se desmayan en la arena.
La inmensa Carmen Lyra apellidó así a la cucarachita del cuento, pues recuerden ustedes sus temores ante todos los animales que le propusieron matrimonio.
Perro, toro y otros pretendientes matrimoniales de la coloreteada heroína eran rechazados, porque sus (quizá apasionados) ruidos nocturnos le producían susto, “chuto”...
Pero no fueron justos nuestros abuelos al darle ese significado a tal palabra, porque originalmente mandingas son los miembros de una altiva y hermosa tribu africana.
Durante la conquista y la colonia, muchos de ellos fueron capturados por los tratantes de esclavos en su patria. Encadenados, despojados de todo y humillados, fueron traídos a América para ser vendidos como bestias de trabajo.
Imagino que muchos miembros de esta orgullosa etnia se negaban por dignidad a aceptar la vida horrible de la esclavitud .
Casi que los veo tirando lejos picos y palas, para acurrucarse en el suelo y negarse a trabajar a pesar de los insultos, golpes y latigazos.
Era una actitud valiente, digna y orgullosa...
Pero algún capataz confundió dignidad con vagabundería, cobardía y zafalomismo, y comenzó a usar la palabra mandinga con ese sentido.
Injusto, ¡muy injusto!
El vocablo tiene otros usos en parlatica y designa una cucaracha grandota y negra en Guanacaste, según Gardela, y también una hormiga renegrida y fiera, según Gagini.
Curioso que en Venezuela se le diga así al diablo, y en Brasil mandinga es la capacidad, la malicia, que tenían los danzantes de capoeira (baile designado para dar a los esclavos preparación física para una eventual revolución), para engañar a los blancos y disimular como danza inocente lo que era entrenamiento para la liberación.
En fin, muchos y diversos significados. Yo me quedo con el original, el que define a una etnia altiva y hermosa.
De las demás definiciones, la que no tiene minga tiene mandinga.

Abel Pacheco

NOTAS ANTERIORES


“Sí, acepto”

Viernes 22 mayo, 2020

Este 26 de mayo Costa Rica debe dejar ya de hablar con diferentes calificativos a la institución jurídica del matrimonio, ni matrimonio igualitario

¿Más gastos y más impuestos?

Viernes 22 mayo, 2020

Cuando se aprobaron los últimos impuestos, todos sabíamos que éstos no alcanzarían para cerrar el déficit fiscal

De Macondo al País de las Maravillas

Miércoles 20 mayo, 2020

Hace unos meses atrás escribí la columna “Banca para el Desarrollo, puro realismo mágico”, en donde afirmé, con base a un estudio realizado por la Defensoría de

¡Quiero elegir un diputado!

Miércoles 20 mayo, 2020

Después de las elecciones de 2022, quisiera que hubiese una persona en la Asamblea Legislativa que pudiera yo reclamar como mi representante






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.