Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Magnate hondureño de la banca es buscado en los Estados Unidos

Bloomberg | Lunes 12 octubre, 2015 12:00 am

Foto: Tiempo, Honduras.


Magnate hondureño de la banca es buscado en los Estados Unidos


El magnate hondureño de la banca, Jaime Rosenthal, tiene una fortuna familiar de $690 millones, 10 mil cocodrilos y un gran problema: el Departamento del Tesoro estadounidense.
Rosenthal, de 79 años, ex vicepresidente vinculado a los Estados Unidos, fue imputado la semana pasada junto con su hijo Yani, de 50 años, y su sobrino Yankel, de 46 años, por acusaciones de lavado de dinero para traficantes de drogas. El Departamento del Tesoro estableció sanciones sobre las tenencias de la familia, y Yankel Rosenthal, ex ministro de inversiones y presidente del club de fútbol Club Deportivo Marathon, fue arrestado en Miami.
“Estamos seguros de que ganaremos el juicio porque las acusaciones son falsas”, dijo Jaime Rosenthal por correo electrónico. “Lucharemos con fuerza. Y esperamos que, con la ayuda de Dios, la verdad se imponga”.
Las acusaciones sorprendieron a la élite de Honduras, uno de los países más pobres y más violentos de América Latina, y representaron un giro brusco para los Rosenthal, uno de los clanes más ricos de Honduras. Es un nuevo tema en la región, dijo Adam Isacson, socio sénior en política de seguridad regional en la Oficina de Washington para América Latina.
“Se está prestando más atención a las vinculaciones de los poderosos con el submundo criminal”, dijo. “La presión que se está ejerciendo ahora sobre Honduras se propone separar los vínculos entre el Estado y el narcotráfico y el gobierno y el crimen organizado. Los Rosenthal no están en el gobierno pero están muy cerca del poder”.
Yani Rosenthal dijo que si bien el holding de la familia con sede en Panamá, Inversiones Continental, tiene pocos activos en los Estados Unidos, la prohibición que fijó el Departamento del Tesoro de que los ciudadanos estadounidenses realicen negocios con él o con sus empresas afiliadas podría “generar problemas”.
Los Rosenthal tienen un amplio imperio y una fortuna de $690 millones, según estimaciones de Bloomberg. Entre las tenencias más importantes figuran: Banco Continental, que tiene activos por unos $500 millones; una participación en la compañía de cemento Inversiones Bicon SA; y la empresa de telecomunicaciones Cable Color SA de CV.
En una entrevista en febrero, el patriarca Jaime Rosenthal dijo que le gustaba vivir y trabajar en su país natal, donde podía tener cerca a sus hijos y nietos en una de sus 23 propiedades, donde la familia cuenta con personal de ayuda integrado por unas 100 personas entre enfermeras, ayudantes, chóferes y guardaespaldas.
Egresado en 1958 del Massachusetts Institute of Technology (MIT), cuyo sitio web de exalumnos calcula en 20 el número de sus empresas en Honduras, Rosenthal ha calificado a Warren Buffett de “ídolo” y dijo que él trata de seguir la estrategia del inversor.
“Tratamos de no hacer nada ilegal y no tener enemigos que nos causen problemas”, dijo Rosenthal. “No tenemos capacidad para construir aviones o vehículos ni para diseñar teléfonos celulares. Tenemos la mayoría de nuestras inversiones en otras actividades, como 11 mil cabezas de ganado y 10 mil cocodrilos”.
Estados Unidos recurrió a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico -conocida popularmente como “Kingpin Act”- para establecer las sanciones contra Inversiones Continental, que controla los intereses en la banca, los servicios financieros, los bienes raíces, agricultura, construcción, turismo y medios de la familia Rosenthal.
También está en la mira la rama agrícola del clan, Empacadora Continental, sus entidades financieras afines y tres empresas en el exterior en las Islas Vírgenes británicas.
La familia dijo en un comunicado que honrará sus compromisos y sus obligaciones y que está dispuesta a vender activos con el fin de evitar pérdidas para los inversores.
“No hemos cometido ningún acto ilegal”, dijo en un correo electrónico Yani Rosenthal, que fracasó en su candidatura a presidente en 2012. “Estamos seguros de que todas nuestras actividades están dentro de la ley y que podemos demostrarlo en un juicio justo”.

Bloomberg