Macri lleva a Argentina a nueva era monetaria: El peso cae 30%
Enviar

El peso argentino cayó 30% en tanto el nuevo presidente Mauricio Macri cumplió su promesa de campaña de dejar que la moneda flote libremente.

La devaluación dispuesta por Macri es una pieza clave de la reforma económica que, según dice, es necesaria para atraer inversiones que puedan poner en marcha una economía con un crecimiento deslucido, una inflación calculada en el 25% y escasez de dólares. La caída llevó al tipo de cambio oficial más cerca del precio al que se cotizaba el peso en los mercados no regulados.

La medida también acarrea riesgos, ya que la baja podría llevar a que se disparen los precios al consumidor y una reacción adversa de los argentinos que ven cómo se hunde el valor dólar de sus ahorros. El ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, al anunciar la decisión de poner fin al sostén del peso por parte del banco central y los controles cambiarios que limitaban la posibilidad de que los argentinos compraran dólares, señaló el miércoles que el banco central está listo para intervenir si las bajas del peso se incrementan sin control. Además, la Argentina espera recibir entre $15.000 millones y $25.000 millones de ingreso de capitales en el próximo mes para reforzar las reservas.

“Es un comienzo positivo que debería ayudar a inspirar un shock de confianza y anclar las expectativas de los inversores, al menos en el corto plazo”, dijo Patrick Esteruelas, analista soberano sénior de EMSO Asset Management, que administra $2.600 millones. “A mediano plazo, la gente estará atenta a cuál será el impacto inflacionario y sociopolítico y si afecta la capacidad de este gobierno para seguir gobernando”.

El peso se debilitó 27%, a 13,4 por dólar al cierre en Buenos Aires en la plataforma de negociación electrónica MAE. En el mercado negro, que usaban los argentinos para eludir los controles que limitaban la compra de billetes verdes, la moneda últimamente se cotizaba a unos 14,5 pesos por dólar. Los contratos a término sin entrega subieron 1,7 por ciento, a 14,9 pesos por dólar.

El índice accionario de referencia Merval cayó 1%. Los bonos en dólares con vencimiento en 2033 subieron 1,1 centavos, a 113,5 centavos por dólar, un máximo de tres semanas.

“Eliminar los controles cambiarios significa eliminar las trabas que restringen la economía desde hace años”, les dijo Prat-Gay a los periodistas en Buenos Aires. “Esto va a reactivar la economía y ponerla en un sendero de crecimiento”.

El gobierno argentino llegó a un acuerdo con los exportadores de granos para liquidar $400 millones diarios durante las próximas tres semanas y espera captar más de $5.000 millones de financiamiento de los bancos que comprarán una nota del banco central, dijo Prat-Gay el miércoles. Al mismo tiempo, el banco central convertirá el equivalente de $3.100 millones en yuanes obtenidos con un swap de monedas con China a dólares estadounidenses para aumentar la liquidez de las reservas.

“Creo que todavía hay margen para más debilitamiento del peso argentino, pero Macri está tomando todas las medidas correctas para encarrilar el país desde una perspectiva de mediano plazo”, dijo por correo electrónico Win Thin, responsable de estrategia de mercados emergentes de Brown Brothers Harriman Co. con sede en Nueva York. “A corto plazo, creo que todavía hay mucho sufrimiento que padecer”.



Ver comentarios