Lula acusa a tribunal de impedir gastos
Enviar
Lula acusa a tribunal de impedir gastos

 En una soleada mañana en febrero, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva hace lo que más le gusta: entusiasmar a su audiencia inaugurando una presa estatal que ha creado empleos en el área.
Cientos de trabajadores se congregan bajo un toldo plástico cerca de Goiana en la región central del país mientras Lula habla de dos de sus temas favoritos: el fútbol y el tribunal federal de auditorías de Brasil (Tribunal de Contas da Uniao, TCU).
Para Lula, el organismo de vigilancia, semejante a la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de Estados Unidos, se ha convertido en una fuente de exasperación, informa la revista Bloomberg Markets en su edición de junio.

“Tendremos en Brasil la mejor Copa Mundial”, dice Lula, refiriéndose al campeonato mundial de fútbol de que el país será sede al cabo de sesenta años sin una competición deportiva internacional de primer orden. “Lo único que no les puedo prometer es que ganaremos la Copa Mundial del 2014, porque quizá el TCU nos pida una auditoría”, añade, alzando la voz mientras el sudor le empapa la camisa azul marino. La concurrencia estalla en risas.
El comentario es algo más que un chiste improvisado: Lula y su campaña de crecimiento económico sufragado por el Gobierno se han topado con el obstáculo de los llamamientos de la oposición y el TCU a frenar el gasto -y al presidente mismo- conforme se aproxima la elección presidencial de octubre.
En los siete años y pico de su presidencia, Lula, de 64 años, ha alejado la mayor economía de América Latina del borde de la suspensión de pagos para convertir el país de 193 millones de habitantes en una potencia financiera emergente.
El real brasileño subió un 33% en el 2009, la mayor apreciación entre las 16 monedas.

Brasilia

Ver comentarios