Enviar
Lula anuncia medidas de choque contra crisis

Mandatario brasileño se reunió con empresarios para analizar situación económica

Brasilia
Efe

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente brasileño, analizó ayer con empresarios y su equipo económico el impacto de la crisis y sus ministros anunciaron fuertes rebajas impositivas para fomentar el consumo e intentar atajar los riegos que entraña el debilitamiento de la economía.
Lula recibió a una treintena de influyentes empresarios de los sectores más representativos de la economía nacional y, solo horas después, sus ministros de Hacienda, Guido Mantega, y de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, hicieron públicas unas medidas que, según calcularon, inyectarán cerca de 9.000 millones de reales (unos $3.900 millones) a la economía real.
Mantega dijo que se ha decidido atacar en tres frentes, a fin de fortalecer al sector financiero, alentar la compra de vehículos y aliviar el bolsillo de los brasileños, a través de una revisión del impuesto sobre la renta pagado por las personas físicas. El ministro anunció que el llamado Impuesto a las Operaciones Financieras, que tasa el crédito y los negocios de cambio, entre otras, será reducido del actual 3 por ciento a un 1,5 por ciento.
También explicó que los tributos cobrados a quien compra un automóvil serán llevados a cero en el caso de los vehículos con motores de hasta 1.000 cilindradas, y caerán del 13 al 6,5 por ciento para el resto.
Asimismo, fueron revisadas hacia abajo las tablas del impuesto sobre la renta de las personas físicas, medida que junto con las dos anteriores inyectará unos $3.900 millones a la economía a lo largo de 2009.
Otra medida prevista por el Gobierno, que deberá ser aprobada por el Consejo Monetario Nacional, apunta a permitirle al Banco Central hacer uso de las reservas internacionales, situadas ayer alrededor de 206.000 millones de dólares, para respaldar a empresas brasileñas que tienen créditos contratados en el exterior.
El ministro Miguel Jorge explicó, por su parte, que el sector privado se ha comprometido a hacer los esfuerzos necesarios para mantener las tasas de empleo en los niveles actuales, evitar los despidos y reducir a un mínimo las vacaciones colectivas anunciadas en las últimas semanas en diversos sectores productivos.
Antes de conocerse esas medidas, que se unen a otras adoptadas en los últimos meses para fortalecer al sector bancario y la industria automotriz, entre otros, los empresarios reiteraron ante Lula su rechazo a los elevados impuestos que se aplican en el país.
La carga tributaria en Brasil casi equivale al 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que el año pasado fue de $1,32 billones, y según el sector privado constituye un freno para el desarrollo y un agravante en la actual situación de crisis.
“Nada sería mejor ahora que aplicar una serie de exoneraciones tributarias, a fin de reducir los precios de los productos para estimular la demanda y mantener el crédito”, dijo el presidente de la Confederación Nacional de la Industrias (CNI), Armando Monteiro Neto, tras la reunión con Lula.
En ese encuentro estuvieron representadas fuertes empresas del país, como Fiat, Ford, General Motors y Volkswagen por el sector automotor; los bancos Santander, Bradesco e Itaú-Unibanco; las líneas aéreas Gol y TAM, la siderúrgica Vale y las constructoras Andrade Gutiérrez y Odebrecht, entre otras.
Según Monteiro Neto, las reducciones tributarias le permitirán al sector privado mantener en un ritmo actual o similar sus planes de inversión, con lo que se “evitará el agravamiento” del panorama económico brasileño, que ya ha dado fuertes señales negativas.
Ante la amenaza, en los últimos días Lula ha pedido, en diversas intervenciones públicas, que los brasileños mantengan el ritmo de compra y eviten el temido enfriamiento de la economía.
Con las medidas anunciadas ayer, Monteiro Neto consideró que el Gobierno ha comenzado a pasar del dicho al hecho, aunque señaló que tanto el sector público como el privado deberán estar alertas ante el desarrollo de la crisis global durante el año próximo.
Ver comentarios