Lucha por energía solar consume millones de dólares
Lucha por energía solar consume millones de dólares
Enviar

Hay una guerra en gestación por el futuro de los techos solares, y Arizona se encuentra en la zona de impacto.

Pinnacle West Capital Corp., que es propietaria de la mayor eléctrica estatal de EE.UU., dijo la semana pasada que ha formado un grupo externo para apoyar a candidatos para una junta estatal elegida que regule su sector.
La medida promete inyectar $1 millón en una carrera en la cual SolarCity Corp., proveedor de paneles solares, ya está planeando gastar $2 millones a través de una organización sin fines de lucro a la que apoya, de acuerdo a funcionarios de los dos grupos.


Es el último episodio en la batalla política de tres años de duración que ha sido afectada por acusaciones de influencia indebida, una investigación de la Fiscalía de Estados Unidos y una amenaza de multas por $300 mil.
Lo que está en juego: una junta que regula un pedido de aumentar las tarifas y reducir drásticamente cuánto se les paga a los propietarios de hogares por la energía solar que generan. Los que se oponen a esto dicen que es una decisión que tiene el potencial de afectar a la industria de energías renovables que está en pleno crecimiento.
“No sorprende que se vean tácticas de campaña en lo que debería ser un asunto de políticas debido a que hay mucho en juego”, dijo Tyson Slocum, director del programa de energía en Public Citizen, un grupo de defensa al consumidor. “La cuestión de los paneles solares se ha politizado ampliamente”, agregó.
Las empresas de servicios a nivel nacional están presionando a los reguladores para que reduzcan los pagos solares estipulados, un gasto que, según dicen, les implica un aumento de tasas a consumidores no solares para poder mantener la red eléctrica.
Los que apoyan la energía solar, mientras tanto, dicen que una gran reducción de la cantidad pagada a los propietarios podría eliminar los beneficios de hacer un cambio hacia la energía verde y poner en peligro el crecimiento anual de dos dígitos del sector.
Una decisión de Arizona, que el año pasado generó la tercera mayor cantidad de energía solar en Estados Unidos, podría servir como pionera para el cambio nacional en tanto otra docena de estados están evaluando la misma cuestión, de acuerdo a un informe del Centro Tecnológico de Energía Limpia de Carolina del Norte.
En diciembre, los reguladores de Nevada votaron para permitir que las empresas de servicios aumenten las tarifas y reduzcan los pagos a los hogares que utilizan energía solar.
Un mes después, California rechazó la reducción de créditos solares. Ahora, el foco de atención cae sobre Arizona, el único entre 14 estados que tiene una junta elegida —la Arizona Corporation Commission— que fija políticas reguladoras y tasas de electricidad.
Desde hace tiempo, Arizona obliga a las empresas de servicios a pagar a los consumidores por la energía solar que hacen ingresar a la red eléctrica.
En noviembre de 2013, la comisión permitió a esas empresas evaluar una pequeña tarifa de conexión para compensar parte de los pagos. Ahora, se le está pidiendo a la comisión que considere una propuesta de la división Arizona Public Service de Pinnacle West que casi triplicaría la tarifa para algunos consumidores, a $24 por mes, y reduciría los créditos por energía solar en cerca del 80%.
Arizona Public Service tiene más de 50 mil clientes con energía solar en sus hogares. Para pagarles, la compañía estimó que tendrá que aumentar las tarifas para los consumidores no solares en $51 millones anualmente a partir del año que viene.


Ver comentarios