Enviar
INFORME ESPECIAL SOBRE RELACION BILATERAL, EN VISPERAS DEL CUMPLEAÑOS DE EE.UU. ESTE DOMINGO
Esa nación del Norte es menos importante ahora para Costa Rica, al haber logrado esta diversificar sus relaciones comerciales
LOS GRINGOS SE ALEJAN
Sin embargo, Estados Unidos sigue siendo nuestro principal mercado de exportación

Para bien o para mal, las relaciones comerciales entre Costa Rica y Estados Unidos son cada vez menos importantes. Además, los lazos políticos bilaterales son más débiles que hace varios años, e incluso las relaciones culturales pueden ser menos significativas.
Estos cambios, en muchos aspectos, reflejan una evolución positiva, en particular la diversificación de los mercados de exportación de Costa Rica.
Por otra parte, no hay ninguna razón por la cual Costa Rica y Estados Unidos no puedan incrementar sus relaciones comerciales bilaterales.
En cuanto al comercio se refiere, las ventas de este país a Estados Unidos como porcentaje del total de las exportaciones, han caído en picada desde el comienzo de la década a solo un 34% del total, frente al 54% en 2000 incluyendo un descenso constante durante los últimos cinco años.
Una de las razones para esto es la fuerte reducción durante la última década del siglo pasado, de la producción costarricense de prendas de vestir, muchas de las cuales dejaron de ser competitivas con las del resto de la región, así como con las de Asia.
Al mismo tiempo, la reducción de las ventas a Estados Unidos se ha visto contrarrestada por las exportaciones a otros mercados, especialmente en Centroamérica (incluyendo a Panamá) y la República Dominicana, que se incrementaron en un impresionante 43% entre 2005 y el año pasado.
Las exportaciones a Europa también subieron en una cantidad significativa (un 24%) durante el mismo periodo.
Mientras tanto, las importaciones norteamericanas se han mantenido fuertes, siguen representando poco más de la mitad del total.
La importancia de los turistas provenientes de Estados Unidos también ha descendido en los últimos años.
Sin embargo, existen excelentes posibilidades de que miles de norteamericanos, nacidos entre 1946 y 1960 la generación de los llamados “baby boomers" disfruten de su jubilación en este país, haciendo inversiones en bienes raíces de hasta unos $10 mil millones a lo largo de los próximos 15 años, según estudios de LA REPUBLICA.
Además, estos jubilados gastarían millones de dólares más cada año (aparte de las inversiones que hicieran) en una gran variedad de servicios locales.
Mientras tanto, las empresas estadounidenses el año pasado representaron un poco más de la mitad de la inversión directa en el país, según datos preliminares del Banco Central, manteniendo un nivel bastante cercano al de los últimos cinco años.
Grandes empresas norteamericanas como WalMart y Citi en los últimos años invirtieron en el mercado local, como parte de su adquisición de los negocios regionales.
Por otra parte, estos hechos se vieron compensados por la retirada de importantes inversiones norteamericanas en otras partes de Centroamérica, incluyendo Continental Airlines, que en 2006 vendió la mayoría de su participación en Copa Airlines, junto con la disposición por Bell South de sus activos en Panamá y Guatemala a la española Telefónica.
Una de las mayores iniciativas de Estados Unidos en la última década tuvo que ver con el tratado de libre comercio con los países centroamericanos (Cafta).
Al menos durante los tres primeros años de operación, Cafta no ha hecho mucho para estimular las ventas costarricenses a Estados Unidos.
Tampoco son muchas las compañías norteamericanas que están aprovechando la apertura a la competencia privada de los sectores de seguros y telecomunicaciones de Costa Rica.
Por otra parte, tres años no es tiempo suficiente para evaluar la importancia de un acuerdo como ese.
En cuanto a las relaciones políticas, Estados Unidos en gran medida ha perdido interés en América Latina, mientras se concentra en Asia y Oriente Medio.
Esto es, en muchos sentidos, una evolución positiva tras la invasión de Panamá por las fuerzas armadas estadounidenses en 1989.
Además, los fondos de ayuda de Estados Unidos se han reducido drásticamente.
El total de gastos nuevos de este tipo en Costa Rica fue de $17 millones el año pasado, según cifras de la embajada estadounidense.
Mientras que fueron $83 millones los pagados por la República Popular China solo para el Estadio Nacional.
Uno de los pocos programas que Estados Unidos está respaldando activamente es el de la guerra anti-narco, con el cual Costa Rica ha colaborado.
Sin embargo, se negó a dejar que Estados Unidos creara en el país la sede de la Academia Policial de las Américas, que tenía por finalidad capacitar a los cuerpos policiales de la región.
En lo que a la cultura se refiere, las exportaciones de Estados Unidos tienen una aceptación mixta en este país.
Dos tercios de los programas de televisión al alcance de los costarricenses con acceso a cable (13 horas a la semana, de un promedio de 20 horas vistas) se producen en Estados Unidos, según CID Gallup, firma líder de investigaciones de mercado.
Por otro lado, solo cuatro de los 20 programas más vistos en los canales de Repretel en 2009 eran de origen estadounidense, de acuerdo con un informe de la emisora.
Al mismo tiempo, son pocos los jóvenes costarricenses que en la actualidad ven a Estados Unidos como un lugar atractivo para obtener una educación post-secundaria en el extranjero.
En un sondeo realizado esta semana por LA REPUBLICA, 43 estudiantes universitarios bilingües nombraron a España como su primera opción, mientras que tan solo 21 prefirieron Estados Unidos.
Redacción
[email protected]
Colaboraron con esta información los periodistas Daniel Chacón, Natasha Cambronero y Vanessa Chaves
Ver comentarios