Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Los golpes seguirán el próximo año

Redacción La República [email protected] | Lunes 12 noviembre, 2007



Los golpes seguirán el próximo año

Lo efectos negativos de la crisis de hipotecas de alto riesgo no darán respiro a los bancos en 2008

Agustina Cobas
[email protected]  

Las caras largas y el pesimismo que ronda entre los principales ejecutivos de los grandes grupos financieros de Estados Unidos, se seguirán observando y sintiendo el año próximo.
La mayor crisis hipotecaria en Estados Unidos sigue dando golpes al mercado financiero. Uno a uno, gigantes de la industria como Merrill Lynch y Citigroup van cayendo, golpeados por los efectos de las hipotecas de alto riesgo.
La semana pasada los dos máximos responsables de estas dos compañías renunciaron a sus cargos, luego de que las cifras del último trimestre mostraran que las pérdidas generadas por las hipotecas de alto riesgo fueron mayores a las esperadas.
Los malos resultados de las empresas financieras afectaron el mercado de acciones, donde los efectos psicológicos que la crisis está dejando en los inversionistas y analistas afectan el desempeño.
Además, las cifras optimistas sobre el crecimiento de la economía norteamericana, que surgen en medio del pesimismo en el mercado financiero preocupan y generan sentimientos encontrados.
“El mercado accionario está siendo muy afectado a nivel psicológico, ya que los fundamentos económicos se muestran bastante sólidos y nos sorprenden a cada rato”, señaló Rainier Saballos, analista de mercados internacionales de CAMMB.
Semanas atrás se dio a conocer la cifra de crecimiento del PIB estadounidense, el cual se incrementó en casi un 4% durante el último trimestre.
No obstante, la magnitud que la crisis ha tenido no deja lugar a dudas entre los analistas de que los golpes se seguirán sintiendo el año próximo, a medida que los resultados financieros se vayan develando.
Además, el impacto negativo no se está viendo solamente en Estados Unidos, sino también bancos europeos —los cuales compraron grandes cantidades de títulos vinculados a hipotecas de alto riesgo (collateralized debt obligations, en inglés)— se encuentran sufriendo las consecuencias de la crisis.
Uno de los más perjudicados fue el banco francés BNP Paribas, cuando no pudo hacer frente al pago de las participaciones que miles de inversionistas tenían en dos fondos que habían invertido en títulos vinculados a hipotecas de alto riesgo.
“Esta crisis hipotecaria y de crédito tiene una cola muy larga, y los efectos apenas se están sintiendo. Probablemente veremos más calaveras salir del clóset hasta bastante entrado 2008”, opinó Saballos.