Enviar
Viernes 5 Octubre, 2012

Los diputados sí aprendimos

Mi estimado don Carlos, por el respeto que le tengo, me permito hacerle algunas aclaraciones con respecto al cobro de $1 a quienes salen del país por vía área, destinado al financiamiento de la Ley Contra la Trata de Personas, cuya ejecución pone usted en duda, por cuanto los recursos creados irán a la Caja Unica, administrada por Hacienda. Nos recuerda usted que el Ejecutivo dispone de los recursos de acuerdo con sus prioridades y que posiblemente este cobro se diluirá en otras obligaciones.
La Ley de Presupuestos Públicos, es clara en su artículo 66, en señalar que este tipo de ingresos DEBEN formar parte de la Caja Unica y financiar el gasto que disponga la ley respectiva. Si el Ejecutivo decide incumplir la ley y destinar estos recursos a otro fin, no es responsabilidad de los diputados, que no podemos disponer que los ingresos dejen de ir a la Caja Unica.
Los diputados de la actual legislatura aprendimos que no se pueden aprobar leyes cuya ejecución implica nuevos costos, sin incorporar el financiamiento respectivo, justamente para evitar el desequilibrio que se creó cuando el Poder Ejecutivo, con los mismos ingresos, se veía obligado a financiar nuevos gastos. Esta es esencialmente la razón del endeudamiento que nos tiene postrados.
Señala usted, que no puede existir impedimento para que los ciudadanos no entren y salgan del territorio, y que el cobro actual de $28 por persona, es por el uso de una terminal aérea, y no como impuesto de salida.
Con todo respeto, me permito recordarle que la ley que regula los derechos de salida del territorio nacional, en su artículo 1º, crea el tributo por concepto de derecho de salida del país para quienes salgan por vía aérea y el articulo 2º desagrega los $26 del tributo en tres rubros: un impuesto puro y simple de $12,15 a favor del Gobierno Central, una tasa de $12,85 por derechos aeroportuarios a favor del Consejo de Aviación Civil y una tasa de $1,00 para la ampliación y modernización de varios aeropuertos y aeródromos del país. Lo cual indica que sí se pueden imponer por el hecho de salir del país.
El incremento de $1 establecido por esta Ley sería de un 3,8%, un incremento casi marginal, que pagarían únicamente quienes tienen la posibilidad de salir del territorio nacional por vía aérea, y con ello estaríamos financiando el Fondo Nacional Contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes.
No se está creando un nuevo impuesto, ya estaba contemplado en la Ley; lo que se crea es el cobro de una tasa de $1 por los servicios que el Estado deberá brindar en el cumplimiento de sus funciones y responsabilidades para asumir el combate a la trata de personas.
No conozco otra forma de financiar el Estado que no sea a través de tributos, desearía encontrar otra forma de recaudar fondos para atender esta y otras muchas necesidades urgentes, para equilibrar las finanzas y garantizar que los recursos que llegan a la Caja Unica sean asignados al destino que originalmente se les asignó.

Gloria Bejarano Almada
Diputada del PUSC