Enviar

Los cuatro niveles

201302072353500.m7.jpg
Hace un tiempo hablamos sobre la neurolingüística y la clasificación que hace de los niveles de la inteligencia, que esta ciencia divide en cuatro.
Un lector me solicitó repetir estos principios que aplican desde luego a todo y más ahora ante la peligrosa tentación de utilizar clichés para hablar sobre comidas y bebidas para quedar bien parado ante los demás, pues en los días que corren la presión por saber de gastronomía es tanta que más de uno repite de memoria conceptos y recetas.
El primer nivel se describe como el de la ignorancia inconsciente (no sé qué no sé) y en el que en mayor o menor medida caemos a veces todos, como el caso grave frecuente de llamar “plus café” al digestivo después de la cena cuando debería de ser “pousse café” o cuando vemos todavía en un menú serios errores en nombres y conceptos.
El segundo es el de la ignorancia consciente (sé que no sé) caso en el que se mantiene la boca cerrada antes de hablar o hacer.
El tercero es el del conocimiento consciente (sé que sé) entonces hablo con propiedad.
El último, el nirvana del conocimiento es el del conocimiento inconsciente (no sé que sé) en el que las cosas se hacen de forma natural sin estar consciente que se está haciendo porque una vez se aprendió y se integró perfectamente, un chef que prepara un plato sin ver la receta y le queda maravilloso.
Sería recomendable pensar en estos principios antes de dar un paso en temas gastronómicos y en cualquier área. ¡Buen provecho y hasta la próxima semana!


 

Ver comentarios