Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 22 Marzo, 2017

Los profesionales “de pantalla”

En Costa Rica se ha hecho mucho énfasis en la educación y el profesionalismo y se han establecido colegios que velan celosamente por la calidad en los servicios brindados en las distintas disciplinas. ¿Qué decir, entonces, de lo ocurrido con la administración del Partido Acción Ciudadana (PAC), que ha nombrado no profesionales como viceministras, ministros y aparentemente como uno de los vicepresidentes de la República?
La verdad es que los nombramientos están a derecho; todos califican y tienen las cualidades descritas en la Constitución Política para ocupar los puestos. La controversia surge porque varios de estos no profesionales, según las reglas del Servicio Civil, han estado cobrando extras por trabajar en el régimen de dedicación exclusiva; y no califican. Entre varios de estos “jerarcas” deben más de 100 millones al fisco por el cobro indebido de montos importantes de dinero.
Esta situación de los profesionales “de pantalla” provoca por lo menos tres preguntas: Primero, ¿cuántas personas están trabajando en el sector público que cobran algún tipo de “extra” que no están calificados para recibirlo? O será que solo los nombramientos del PAC, el partido de “probidad”, se encuentran en una situación anómala. ¿Se ha investigado esta posibilidad?
Segundo, ¿cuánta credibilidad tiene el PAC después de estas y otras revelaciones sobre su personal y el manejo de los dineros públicos? Esta agrupación, que forma parte del “grupo del no” (se oponen a todo) en el país, debe millones a la Caja porque no entregó las cuotas de sus empleados, rebajadas a ellos, por varios años. También tiene problemas con el Tribunal Supremo de Elecciones por el financiamiento de la campaña de 2010. Y, ni hablar de las promesas de campaña y los compromisos con el cambio cuando llegó al poder en 2014.
Tercero, ¿qué otras revelaciones sórdidas pudiera esperar el pueblo costarricense con esta agrupación? Solo falta que se descubra que cuando la fracción del PAC se reúne en la Asamblea Legislativa sirven una variedad de sándwiches y refrescos cobrados al presupuesto gubernamental. ¡Ya sería el colmo!
Lo que comprueba lo ocurrido es que estos “grupos del no”, como los del PAC, que hilaron sus carreras políticas criticando y oponiéndose a toda iniciativa, realmente no entienden bien la maquinaria del Estado. Por ejemplo, los miembros de este partido oficialista se opusieron tajantemente al cierre del Banco Anglo Costarricense en 1994 (aunque militaron en otra agrupación en aquel entonces). Ahora el fundador del PAC ha manifestado que es imperativo eliminar el Banco Crédito Agrícola, fundiendo sus agencias y sucursales con las del Banco Nacional y el Banco de Costa Rica.
El Presidente de la República, enemigo acérrimo del TLC, se ha dedicado a invitar empresas multinacionales de todo el globo a venir e invertir para aprovechar los beneficios del acuerdo con Estados Unidos y el resto de Centroamérica.
Ahora que se acercan las elecciones nacionales, después de esta experiencia es probable que los votantes buscarán profesionales “de verdad” para guiar los destinos del país.
[email protected]