Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Los conocimientos de los políticos

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 31 mayo, 2017


Los conocimientos de los políticos

Sería importante preguntar a los diputados actuales con hijos si envían o mandaron sus descendientes a escuelas y colegios públicos. Y, si no lo hicieron, que es lo más probable, ¿por qué no? También se les podría preguntar ¿dónde reciben la atención médica cuando la ocupan? ¿Han asistido a un EBAIS como pacientes, haciendo la fila para conseguir cita?

Cuando necesitan un pasaporte, ¿piden cita en el Correo que atiende a su barrio? o ¿les pasan por “la cocina” sin tener la necesidad de hacer los trámites que los demás realizan? Cuando regresan del exterior al Juan Santamaría, ¿hacen la fila con los 100 ticos que usualmente hay y son atendidos por dos inspectores de Migración?

Y no es solo a los legisladores actuales que se les deberían hacer estas y otras preguntas similares; también se les debería hacer a los candidatos presidenciales para la contienda de febrero del año entrante. Claro, con excepción de Juan Diego Castro, todos son diputados actuales.

A los candidatos presidenciales se les debería, en los debates o en otros foros, preguntar ¿cuánto cuesta el autobús que pasa más cerca de su casa? ¿Cuánto vale un kilo de arroz o un litro de leche? También preguntarles si han usado el servicio de tren que ofrece Incofer, y si usan un banco estatal o uno privado para cuidar sus ahorros. Si admiten tener “ahorritos” en colones, ¿cuánto son los intereses que reciben sobre ese dinero?

La verdad es que los legisladores, con excepción de Ligia Fallas Rodríguez, llevan una vida que no tiene nada que ver con la que enfrenta la gran mayoría de los ticos. Hablan en nombre de un pueblo que no conocen y donde no es posible que pudieran sentir empatía genuina con los desafíos que implica existir en Costa Rica ahora. Son “representantes” de nadie en la mayoría de los casos.

En estos días un amigo me comentó sobre los debates presidenciales del Partido Liberación Nacional diciendo: “aprendieron algo de Donald Trump algunos de ellos”. Sin tildar esas actividades previas a la primaria como buenas o malas, lo que faltó es que viniera la pregunta: —“Candidato, ¿cuánto cuesta un kilo de frijoles en el súper cerca de su casa?”.

El que gana la elección presidencial esta vez es el que más tenga la capacidad de cuestionar todo; eso es lo que quieren los votantes. Aunque ya decidieron que Luis Guillermo Solís es “bonachón” esto no implica que creen que él y el gobierno del PAC trajo “cambio” al sistema; como me dijo un chofer de Uber —“por lo menos no se metieron a impedir el cambio que nuestra llegada a la calle implica”.

El pueblo votó la vez pasada por cambio y no lo obtuvo; sigue queriéndolo no obstante. Esta vez que no lleguen hablando de tranvías y mejoras en la Caja —nadie les va a creer. Demuestren que tienen conocimiento de la vida del pueblo, señores y señoras candidatos a puestos públicos.

[email protected]