Londres será menos vital tras el Brexit, dicen ejecutivos de la UE
Paul Polman, máximo responsable de Unilever posa para una foto de Bloomberg. Bloomberg/La República
Enviar

Los ejecutivos de la Unión Europea (UE) están haciendo oídos sordos a las advertencias del Reino Unido de que sus empresas sufrirán si los bancos de Londres pierden pleno acceso al bloque europeo tras el Brexit.

El capital y las capacidades son móviles y los bancos del continente intervendrán para hacerse cargo del negocio si las firmas de servicios financieros de Londres no pueden operar libremente en la Unión Europea tras la salida británica del bloque, dijeron responsables de empresas y abogados.
“Eso no me preocupa en absoluto”, dijo Paul Polman, máximo responsable de Unilever, cuyas acciones cotizan en Holanda. “Estoy seguro de que el mercado financiero está buscando alternativas en lugares como Fráncfort, y otros están muy bien posicionados para ello”.


El ministró de Hacienda británico, Philip Hammond, y altos ejecutivos de la banca como el presidente de Barclays, John McFarlane, han dicho recientemente que la Unión Europea estaría arrojando piedras sobre su propio tejado si socava el estatus de Londres como centro financiero mundial. Dada la dependencia de las empresas europeas del Reino Unido para obtener financiación, las autoridades británicas esperaban que los ejecutivos del continente presionaran a sus propios gobiernos para que se protegiera a la City.
Los ejecutivos de banca de Londres están presionando a Theresa May, primera ministra británica, para que el Reino Unido mantenga acceso al mercado único y les han dicho a las empresas europeas que los bancos de la zona euro no están equipados para gestionar el mismo volumen de operaciones de deuda y de capitales. El resultado de un acuerdo sobre el Brexit que restrinja el acceso de la City, como se conoce al distrito financiero de Londres, será un incremento de los costos y un volumen de financiación más pequeño, argumentan.
Los ejecutivos de la UE interpretan estas advertencias como un posicionamiento político mientras los dos bandos se preparan para mantener negociaciones formales para el Brexit. Hay mucho en juego. El Reino Unido acapara el 78% de la actividad de los mercados de capitales de la Unión Europea, según el centro de investigación New Financial, y los servicios financieros representan aproximadamente el 10% de la producción económica del Reino Unido.
“Hay intereses particulares, y la gente que dice esto está defendiendo al Reino Unido”, dijo Karim Hajjar, director financiero del fabricante de productos químicos Solvay, con sede en Bruselas. “Las capacidades se pueden trasladar fácilmente. Si Londres no puede ofrecer la plataforma, esta se puede recrear con bastante rapidez”.
Muchas empresas de la Unión Europea ya están viendo el “fin de la partida” para la City. Más de la mitad dice que Londres perderá los derechos de “establecimiento”, que permiten a las firmas de servicios financieros con sede en un país de la UE vender sus servicios en todo el bloque, según un informe de Greenwich Associates publicado el mes pasado. El 28% de las empresas del continente dijo que planeaba dejar de contratar los servicios de bancos británicos y un 20% quiere trasladar sus negocios a bancos mundiales, dijo Greenwich Associates, basándose en un sondeo a 63 empresas del Reino Unido y otras partes de la Unión Europea.
Los bancos en Londres quieren que May logre un acuerdo provisional para mantener los derechos de establecimiento, utilizados por 13.500 firmas financieras para hacer negocios, antes de que el país comience las negociaciones formales para el Brexit. Sin un acuerdo provisional algunos bancos han advertido que trasladarán sus operaciones a otros países de la Unión Europea.


Ver comentarios