Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Lo dijimos en marzo

| Martes 17 mayo, 2011




Es la demanda interna la que tira del carro de la economía en el primer trimestre del año, siendo un crecimiento de origen coyuntural el que nos permite seguir viendo el vaso medio lleno

Lo dijimos en marzo

Los signos positivos de crecimiento de la economía que señalaba este medio a finales de marzo pasado, se confirman en una nueva publicación de LA REPUBLICA sobre este tema.
“La demanda interna crece, nuevos sectores (telecomunicaciones y seguros) comienzan la competencia”, decíamos en aquel momento, como ejemplos que mostraban la ruta positiva.
Vemos ahora que es la demanda interna la que tira del carro de la economía en el primer trimestre del año, siendo un crecimiento de origen coyuntural el que nos permite seguir viendo el vaso medio lleno.
Los sectores más pujantes en el último año son, efectivamente, las telecomunicaciones y los seguros, con una contribución también por parte del comercio, el transporte y la actividad agropecuaria. Así lo confirma el Indice Mensual de Actividad Económica que mostró, en su tendencia de ciclo anualizada, una variación del 5,5% comparada con marzo de 2010.
La actividad manufacturera creció a una tasa anualizada del 7,1% gracias al dinamismo de las empresas del régimen regular; en el ámbito comercial, el repunte lo produce el alza en las ventas de vehículos, celulares y televisores.
Esta mejora restituyó confianza a los empresarios que han comenzado a contratar nuevos trabajadores. Sin embargo este aparente inicio de un movimiento hacia mayor fuente de empleo, requerirá probablemente acciones que lo fortalezcan.
Un sondeo realizado por la Cámara de Industrias revela que el positivismo lo reflejan más las pequeñas empresas. Casi un 60% de ellas asegura que su situación general mejorará pero la mitad de esas pymes afirman que no podrán invertir este año.
Solo dos de cada diez empresas industriales aumentarían el nivel de empleo en los próximos ocho meses. Es decir, hay medidas que tomar para que se incrementen las fuentes de trabajo.
Entre ellas, los propios industriales señalan pasos que se han anunciado pero no están funcionando. Por ejemplo, la Banca para el Desarrollo, que no ha logrado cumplir con su objetivo de impulsar a las pequeñas empresas.
También piden los industriales que se logre un balance entre los ingresos y los gastos públicos, algo sobre lo cual este medio se ha pronunciado en repetidas ocasiones, resaltando la importancia de controlar la evasión fiscal y racionalizar adecuadamente el gasto, una acción dependiente de la voluntad política que podría contribuir en gran medida a dicho balance.