Llovería dinero para campaña
Los partidos emergentes están en serios apuros porque las donaciones que reciben son escasas y porque no logran firmar un fideicomiso para financiar sus gastos de campaña, indicó Óscar López, candidato del PASE. Esteban Monge/La República
Enviar

Futuro de bonos de la deuda política se conoce en un mes

Llovería dinero para campaña

 Sala IV resolverá reclamo contra sistema de financiamiento por medio de una vista

En poco más de un mes el futuro del sistema de bonos de la deuda política se conocerá de una vez por todas y con ello, se abre la posibilidad de que llueva la plata para la campaña política.
Por ello los partidos cruzan los dedos desde ya, pues si se valida ese mecanismo, muchos de ellos encontrarán la tabla de salvación que requieren para financiar sus gastos y de esta forma, acceder a la totalidad de la deuda política de ¢18 mil millones.


201310102227440.n22.jpg
El jueves de la próxima semana, la Sala Constitucional realizará una vista para analizar la legalidad de este sistema de financiamiento electoral y, a partir de ahí, los magistrados tienen como máximo 30 días para fallar y no los 18 meses que duran en promedio para resolver una acción de inconstitucionalidad.
La vista es una audiencia oral y pública en que las partes en disputa amplían sus argumentos a favor o en contra de la ley cuestionada y en la cual, los magistrados aclaran sus dudas.
Con la resolución que dicte la Sala IV, se pondrá punto final a la zozobra que viven las agrupaciones emergentes, quienes pidieron a los magistrados celeridad en este tema.
Esto, porque a cuatro meses de las elecciones nacionales las donaciones son raquíticas y porque el sistema que propone el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) a través de un fideicomiso para sustituirlo, no llena sus expectativas, pues basa las inversiones en las encuestas de opinión o en las garantías líquidas o hipotecarias, condiciones que en la mayoría de los casos no cumplen los partidos pequeños.
Si el sistema de cesión de bonos de la deuda política no es validado, es poco probable que los partidos logren cobrar la totalidad de la deuda política fijada en ¢18 mil millones y quedarán amarrados únicamente a los mecanismos de financiamiento que hoy critican.
La decisión de llevar a cabo una vista la solicitó Fernando Cruz, magistrado instructor del tema, quien llevó el asunto al Plenario de la Corte por su complejidad y fue ahí, donde se decidió utilizar este mecanismo de excepción.
Anteriormente las vistas han sido utilizadas para debatir la minería de Crucitas y el TLC con Estados Unidos.
“Debido a la complejidad del tema hemos decidido realizar una vista para el 17 de este mes. A partir de ahí, tendremos como plazo máximo de resolución 30 días”, expresó Gilberth Armijo, presidente interino de la Sala IV.
Los bonos de la deuda política son certificados de cesión, los cuales son adquiridos por prestamistas que al término de la contienda electoral recuperan su dinero más una ganancia.
Debido a una acción de inconstitucionalidad presentada en enero anterior por los exdiputados Federico Malavassi y Rodrigo Alberto Carazo, este sistema de financiamiento quedó suspendido hasta que la Sala IV no resuelva el reclamo.
Desde entonces, la Sala IV estableció como medida cautelar la prohibición de utilizar este mecanismo en campaña hasta que dicte una resolución.
“La cosa es muy simple, sin cacao no se puede hacer chocolate y en este caso sin plata, no hay campaña”, indica Óscar López, candidato del PASE.


Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR


Ver comentarios