Enviar
Jefe negociador nacional considera que bloque deberá demostrar en Bruselas que cumplirá con trato asimétrico hacia el istmo
“Llegó el momento de que Europa muestre su interés”

• Oferta comercial de Europa aún se encuentra lejos de alcanzar la expectativa regional
• Istmo llevará propuesta de desgravación en el 80% de los productos de importación

Israel Aragón
[email protected]

Los avances que se logren en el pilar comercial durante la próxima ronda de negociación del acuerdo con Europa dependerán en gran parte de cuánto tome en cuenta este bloque las diferencias entre el tamaño de sus economías y las de Centroamérica.
Al inicio del proceso del Acuerdo de Asociación que negocian ambas regiones, los europeos aceptaron dar un trato asimétrico a Centroamérica, reconociendo que los cinco países de la región no podrían competir de forma pareja con los europeos, razón por la cual ellos darían un trato favorable en el acuerdo para ayudar a la región a verse favorecida.
Para Roberto Echandi, jefe negociador del equipo costarricense, “llegó el momento de que Europa muestre su interés, que ponga ese reconocimiento de asimetría sobre la mesa”.
En la próxima ronda, que se celebrará entre el 14 y el 18 de julio en Bruselas, Bélgica, se analizará si la Unión Europea (UE) “está tomando en serio o no la negociación. Queremos pasar a la discusión de cómo va a ser ese trato asimétrico que la Unión Europea nos va a dar, qué características va a tener, agregó Echandi.
Para Echandi, quien también es embajador en Bruselas, si no se empieza a manifestar ese trato asimétrico será difícil empezar a negociar aranceles y plazos de desgravación para productos específicos.
El istmo llevará al encuentro en la sede de la Comisión Europea una oferta de acceso al mercado de bienes y servicios centroamericano que ofrece una apertura, con distintos plazos de desgravación, para el 80% de los productos que se importan desde Europa. La propuesta es considerada por negociadores regionales como muy adecuada para la altura de las negociaciones a la se está.
No obstante, a mediados de mayo los europeos externaron su pretensión de que la oferta centroamericana de acceso a mercados incluyera plazos de desgravación para el 90% de los productos, a cambio dar el nivel de acceso que concede el SGP-Plus, régimen con el que gran cantidad de bienes centroamericanos ingresan actualmente a Europa.
“El índice de apertura de la propuesta centroamericana a la Unión Europea es extremadamente razonable… El as bajo la manga es haber llegado a ese 80% (de apertura), que es un gran logro. Ahora esperaríamos el 90% (de apertura por parte de Europa) a cambio, que sería casi el SGP-Plus”, dijo Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior.
En las ofertas que ambas regiones se intercambiaron en marzo ofrecían aperturas, de diferentes tipos y en distintos plazos, para cerca de un 66% del total de partidas arancelarias.
El istmo ha intentado consolidar el SGP-Plus como punto de partida de la negociación, pues representa la situación actual del intercambio comercial con la UE y la intención del acuerdo de asociación es mejorarla. Sin embargo, al inicio de la cuarta ronda de negociación no ha logrado que Europa lo tome como punto a partir del cual empezar a negociar esas mejoras.
Para Echandi, precisamente esa podría ser la estrategia de la UE, retrasar hasta donde sea posible la consolidación del SGP-Plus, pues cuanto más se tarde en garantizarse un acceso igual al que da actualmente este régimen, menos tiempo se tendrá para mejorarlo.
“Europa está dando señales de alargar” la consolidación del Sistema generalizado de Preferencias (SGP-PLUS)”, consideró Echandi.
Por otro lado, los países centroamericanos ya recibieron la segunda oferta comercial de Europa, que todavía se encuentra lejos de alcanzar la expectativa regional.
“La nueva oferta europea llegó hace pocas horas. No estamos satisfechos, es insuficiente porque no están incluidos productos importantes”, dijo Ruiz, sin dar detalles de cuáles serían esos productos excluidos.
No formaron parte de la primera oferta comercial de la UE bienes muy importantes para el istmo, como el banano, que actualmente paga un arancel de 176 euros por tonelada métrica, el azúcar y algunas plantas ornamentales.


Ver comentarios