Enviar
Página Dos
Límites claros para niños

Establecer términos apropiados a la edad y generar respeto ayudan en su formación

¿Cuáles situaciones debe evitar un padre en la crianza de sus hijos?
Imponer castigos que no puedan cumplir, evitar que el niño perciba contradicción en cuanto al seguimiento de límites, esto desencadenaría manipulación e inseguridad en el menor, evitar dejar “responsabilidades” no adecuadas para la edad de su hijo.

¿Por qué los límites poco claros pueden generar inseguridad en el niño?

Aprenden a ver a sus padres como figuras que no cumplen lo que dicen, ven padres que actúan siempre diferente ante la misma conducta del infante. Esto provoca que sus hijos les tengan miedo más que respeto.

¿Qué hacer ante las dificultades que se presenten en ese proceso?

Lo importante es reconocerlas y no volver a repetirlas, reducir su intensidad y frecuencia es señal de evolución en el proceso de crianza para los hijos.

¿Cómo definir correctamente los límites adecuados para un niño?

Se debe realizar con papel y lápiz en mano, en un ambiente tranquilo en el hogar y con todos los miembros presentes; previo a esto, los padres deben haber realizado un resumen de las situaciones que definirán como permitidas y no permitidas para sus hijos.

¿A qué edad debemos crearle hábitos al niño?

Durante la primera infancia, es decir a los tres o cuatro años de vida enseñar hábitos de control de hambre, hora de sueño, ahorro e higiene, para pasar luego a los hábitos de estudio, organización de actividades diarias, tareas domésticas apropiadas para su edad donde se sigan fortaleciendo hasta los ocho años aproximadamente.

¿Qué es lo más recomendable para no cargar al niño con responsabilidades?

Escuchar las necesidades e intereses de los niños, jugar con ellos para conocer sus temores y aspiraciones, para entonces crear en conjunto una agenda de actividades diarias donde incluya los deberes y derechos del niño de acuerdo con su edad.

¿Cuál es la mejor manera de aplicar una disciplina sin causar efectos negativos?

Dar amor, afecto, motivación. También apoyar a los niños en áreas deportivas, culturales y hacerlos participantes a la hora de establecer las reglas para vivir en su propio hogar.

¿Cómo balancear el cariño y la disciplina?

Con el buen ejemplo que muestren los padres o encargados en cuanto a dar muestras de cariño y apoyo, al mantener la calma ante comportamientos inadecuados para establecer consecuencias que no dañen la integridad del niño o niña, enseñar el concepto causa-efecto para promover la madurez.

María Fernanda Cisneros
[email protected]


Ver comentarios