Logo La República

Viernes, 28 de enero de 2022



FORO DE LECTORES


Liderazgo: consciencia, compasión y sabiduría

José Pablo Rodríguez eterms@gmail.com | Lunes 03 enero, 2022

JP

José Pablo Rodríguez

Director Regional en Asia de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER)*

Tener consciencia de nuestro rol en cada espacio de nuestras vidas, de nuestro lugar como parte del universo, es lo que los sabios recomiendan a los individuos para reducir estrés y para mejorar nuestra calidad de vida. La pregunta sería si la consciencia, la compasión y la sabiduría inicialmente predicada por el budismo ¿tienen cabida en las organizaciones modernas? En mi criterio todo apunta a que la respuesta a esta pregunta es: sí tiene cabida.

Estudios recientes han demostrado que los empleados que tienen líderes que muestran sabiduría o compasión tienen experiencias positivas en todos los ámbitos. Disfrutan y están comprometidos con sus trabajos. Cuando un líder demuestra sabiduría y compasión, el impacto en el bienestar y la productividad de los empleados es sorprendente. La satisfacción laboral es 86% más alta para un empleado que trabaja para un líder con sabiduría y compasivo, que para un empleado que tiene un jefe sin esas características. Ya otros estudios muestran el gran impacto que tiene el líder, en la motivación, satisfacción y por ende, productividad de sus empleados.

¿Qué pueden hacer los líderes para tener más consciencia, compasión y sabiduría? Lo primero es recordar que no es lo mismo estar en una posición de poder, que liderar. Más frecuentemente de lo que se quiera admitir llegan individuos a posiciones de poder, sin contar realmente con las herramientas para liderar. Si bien un puesto determinado puede brindar mucho poder, no necesariamente el equipo reconoce en esa persona a un buen líder. El liderazgo, tiene mucho que ver con mirar y escuchar atentamente a los otros, fijar el rumbo y dejar de alguna forma que la magia suceda, motivando, brindando una visión, pero no controlando o administrando cada detalle.

Muchos altos ejecutivos siguen con la vieja mentalidad de creer que son la persona más inteligente del equipo y los únicos que deben tomar decisiones. Esta actitud puede ser sumamente peligrosa, especialmente cuando todo proceso de toma de decisiones es llevado a cabo por el “líder” de forma centralizada. Hay líderes que llegan a decir a sus equipos que los nuevos planes, la visión, la estrategia, todo ha salido de su mente sin que nadie les asesorara, les apoyara, les brindara ideas. “Líderes que se encierran en torre y luego “bajan” la información al equipo sin nunca conversar, democratizar, interactuar o escuchar. En realidad el buen líder es aquel que crea una cultura de compasión y empoderamiento en la que se aceptan diversas perspectivas. Para promover este tipo de liderazgo es fundamental reconocer que no somos nuestros títulos o puestos, somos seres humanos tratando de conectar con otras personas.

Una de las claves para lograr más consciencia es la regla de oro: “Trata a los demás como quieres que te traten a tí”. Esta es la regla máxima de la compasión con el prójimo y es una de las cualidades más buscadas en un líder. Finalmente, se debe siempre escuchar atentamente a los demás. Dios nos ha dado una sola boca y dos oídos. Quizo tal vez el creador darnos a entender que debemos escuchar al menos dos veces más de lo que hablamos. Esto tiene una importancia enorme para el rol del líder, quien debe rodearse siempre de talentos sumamente inteligentes, pero además debe tener la humildad de escucharles para tomar sus ideas y generar un ambiente propicio para el crecimiento intelectual en el que triunfen las mejores ideas por el bien de la organización.

*Es Máster en Gerencia y Negociaciones Internacionales y tiene una especialización en Liderazgo de Talentos y Equipos.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor y no representan la visión u opinión de la organización para la que trabaja.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.