Enviar
Lunes 24 Octubre, 2011

“Liberación Nacional 2.0”
Podemos avanzar hacia un partido político ‘2.0’ para continuar nuestros aportes a la Patria, sobre la base de lo hecho y lo aprendido

Ginebra, Suiza - El pasado 12 de octubre nuestro Partido Liberación Nacional cumplió y celebró sesenta años desde que se fundó allá en La Paz de San Ramón. Hace sesenta años los “glostoras y medallitas” dieron vida a la Segunda República, y con su trabajo a lo largo de varias décadas transformaron sus sueños en realidades. Tanto desde gobierno como desde la oposición, nuestros dirigentes han liderado muchas luchas para promover el desarrollo y aumentar el bienestar de las y los costarricenses.
Obviamente que una manera de celebrar este memorable acontecimiento es hacer un recuento de las principales obras del Partido: la Revolución del 48, para devolvernos la pureza del sufragio; la abolición del ejército, que se ha convertido en orgullo nacional y en una identificación de Costa Rica en el mundo; el fortalecimiento del Seguro Social que hoy debemos defender; la creación del ICE y muchas otras instituciones que han contribuido de manera significativa a nuestro desarrollo; el lanzamiento de los parques nacionales y nuestro posicionamiento internacional en el campo ambiental; la incursión decidida en el campo de la alta tecnología; la postulación exitosa de la primera mujer a la Presidencia de la República —todo esto y mucho, mucho más le debemos a Liberación Nacional.

Lejos del país y distante del PLN por razones de mi trabajo internacional, he pensado en una analogía entre esas realizaciones, el desempeño del partido en general, la situación actual del país y del mundo, con respecto a la historia de la Web, guardando las proporciones y las distancias debidas.
Pienso que la época de grandes cambios en Costa Rica que inició Liberación puede asemejarse al nacimiento de la ‘Web 1.0’ en el campo de la tecnología, con el que iniciamos una época de gran adelanto en el mundo. Hoy, precisamente sobre las bases de lo aprendido y lo realizado, la tecnología evoluciona hacia la ‘Web 2.0’, que es interactiva, más rápida, más segura. Sin duda nos traerá beneficios aun mayores.
Igualmente sucede con los sistemas operativos de las computadoras: sobre la base de lo realizado y de lo aprendido también avanzan constantemente. En el ‘mundo Apple’ al que pertenezco, ‘Leopard’ dio paso a ‘Snow Leopard’ y recientemente a ‘Lion’.
Por supuesto que cada migración tiene su dificultad y su riesgo. Sin embargo cuando llegamos a completar el cambio exitosamente, disfrutamos y aprovechamos el potencial adicional que nos brinda.
Así pueden ser las cosas en Liberación Nacional. Podemos avanzar hacia un partido político ‘2.0’ para continuar nuestros aportes a la Patria, sobre la base de lo hecho y de lo aprendido. Como sucede con la tecnología, debemos hacerlo conservando lo más preciado de nuestras raíces y nuestros valores, así como lo mejor de tantas realizaciones a lo largo de sesenta años (nuestro Liberación ‘1.0’). Quiero pensar que el avanzar hacia el Liberación ‘2.0’ nos permitirá también introducir nuevas ideas y posiciones para lograr el desarrollo y bienestar nacional que hoy es posible. Quiero pensar que en la marcha hacia el Liberación ‘2.0’, introduciremos mejoras para que los virus que se nos metieron de camino (como sucede con el software), los podamos extirpar. Quiero pensar que fortalecidos de esta manera, podremos mejorar nuestro sistema democrático para retomar la gobernabilidad que hemos perdido, con el único fin de que las tareas del desarrollo se realicen con eficacia, y cumplamos con las expectativas de la ciudadanía costarricense.
Para avanzar en esa dirección, la celebración de estos sesenta años debe ser una reflexión profunda sobre nuestro futuro. Debemos preguntarnos cuál ha de ser la estrella a la que queremos enganchar el avance de Costa Rica. Es decir, soñar la Patria que nos llene de ilusiones, y ponernos a construirla. Esta ‘migración’ presenta un gran reto. Estoy plenamente seguro que lo podemos asumir con éxito y creo también que para lograrlo sería mucho mejor contar con el concurso de todas y todos.
Es fundamental enlistar en esta noble hazaña a nuestros partidarios de siempre. Con ellos y con ellas hemos librado mil batallas, y otras tantas daremos en el futuro. Conviene también abrir nuestro corazón con generosidad para invitar a que regresen las mujeres y los hombres que se nos fueron a lo largo de estas décadas. La gran mayoría nos dejó por no encontrar en el Partido el lugar que sus opiniones y sus posiciones merecían. Debemos ser más abiertos a las diferentes corrientes de pensamiento. Con el talento y la capacidad de sus exponentes podremos ampliar nuestra capacidad de análisis, mejorar nuestras ideas y programas para el desarrollo nacional, y aumentar el rendimiento de nuestro trabajo. Invitemos también para que se nos unan quienes nunca han estado en la política. Estas personas desde sus diferentes trincheras también han contribuido de manera valiosa a engrandecer la Patria, por lo que les debemos reconocimiento y respeto. Hagamos el esfuerzo por dejar a un lado rencillas estériles en que no debemos malgastar nuestro tiempo, que sí necesitamos invertir en discusiones de altura sobre las tareas pendientes para mejorar las cosas en el país.
Así, todos juntos, estaremos mejor preparados para enfrentar los tiempos futuros, y realizar nuestras ilusiones.

José María Figueres Olsen
Expresidente de la República