Enviar
Permitir venta de licores en Semana Santa se promueve en Congreso a cambio de más impuestos
Ley seca tendría los días contados
Patentes pagarían un 1% de la comercialización bruta de alcohol, cada trimestre como tributo

La sabiduría popular enseña que en todos los campos de la vida, no hay almuerzo gratis y así lo comprobarían dentro de poco tiempo, los dueños de bares, restaurantes, discotecas y otros comercios que vendan licor.
Esto, porque a su petición de eliminar la Ley Seca en Semana Santa, los diputados incluirían nuevos impuestos sobre las bebidas alcohólicas, en la nueva ley sobre venta y consumo de licores.
La reforma derogaría la ley que data de 1936, con el objetivo de actualizar los cánones que los dueños de patentes pagan actualmente a los municipios. El tema está en discusión en la Comisión de Turismo de la Asamblea Legislativa.
Hoy en día los patentados están obligados a cancelar trimestralmente entre ¢150 y ¢300 por la concesión de la licencia.
A municipalidades como la de Heredia, que cuenta con 261 patentes de licor, ese cobro le representa ingresos anuales por el orden de los ¢250 mil, suma a la que se le cargan además ¢1.250 para parques nacionales.
En cambio, ahora se pretende gravar trimestralmente con un 1% el total de las ventas brutas de las bebidas alcohólicas, dinero que se les trasladaría a las municipalidades, expresó Gustavo Arias, diputado del Partido Acción Ciudadana, que impulsa este plan.
“La ley que rige el sector es muy vieja, por lo que es necesario modernizarla. Creemos que es tiempo de levantar la prohibición de la venta de alcohol que rige en Semana Santa, ya que esta medida afecta al sector turismo. Paralelamente, es importante la actualización de los montos que pagan los dueños de las patentes, pues lo que se paga es ridículo”, dijo Arias.
La eliminación de la Ley Seca es una medida que se debe tomar con urgencia; sin embargo, por otro lado, el consumo y venta de licor ya paga suficientes cánones, cuestionan representantes del sector hotelero.
“Muchos turistas extranjeros al conocer que no pueden tomar licor en Costa Rica durante varios días en la Semana Santa, prefieren irse para otros destinos. No es posible que en el país todavía exista una legislación como esa. En cuanto a los nuevos impuestos, considero que serían muy altos, porque ya se cancela un 13% de ventas; además de lo que se cobra por patentes”, manifestó Norman Monge, gerente de Mercadeo del hotel Quality Real.
Tanto la eliminación de la Ley Seca, como la incorporación de nuevos tributos son razonables para los voceros de la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore), quienes consideran que el pago de los impuestos no irá a manos privadas, sino a las municipalidades para que puedan desarrollar obras en el cantón.
“Hay casos donde se alquilan patentes hasta por la suma de $3 mil por mes y ninguna parte de ese dinero lo recibe el ayuntamiento. Creemos que la propuesta es racional”, concluyó Edgar Marín, presidente de Cacore.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios