Legítima preocupación ecologista
Enviar
Legítima preocupación ecologista

• Leonardo Di Caprio presenta un interesante reportaje sobre la crisis ambiental que enfrenta la Tierra

La última hora
(The 11th Hour)
Dirección: Nadia Conners y Leila Conners Petersen. Documental. Duración: 1.35. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 7.

La comunidad científica internacional, reconoce en forma unánime que la Tierra enfrenta una crisis ambiental sin precedentes, la cual pone en riesgo la supervivencia misma de la humanidad. A pesar de ello, los gobiernos de los países industrializados se resisten a tomar las medidas necesarias para combatir este fenómeno, antes de que se convierta en una catástrofe irreversible.
Con respecto a esta situación, muchas personas manifiestan una legítima preocupación ecologista y se esfuerzan para concienciar a la opinión pública. En este sentido, uno de los instrumentos más versátiles y eficaces es, sin duda, el cine. El año pasado, Al Gore, ex vicepresidente de Estados Unidos, causó gran impacto con el documental “Una verdad incómoda”, excelente reproducción de una conferencia que analiza causas y efectos del llamado calentamiento global.
“La última hora” persigue objetivos similares, desde otro ángulo. Leonardo Di Caprio presenta este interesante reportaje, que considera al calentamiento global como una faceta de un problema más amplio.
Según las cineastas Nadia Conners y Leila Conners Petersen, los estragos causados por el cambio climático se deben a una multiplicidad de factores que se han juntado en los últimos decenios. Estos incluyen la revolución industrial, el consumismo salvaje y el crecimiento de una economía basada en la explotación desenfrenada de recursos naturales. Para evitar lo peor, es imperativo impulsar algunas reformas radicales, que van desde la implementación de fuentes de energía alternativa, hasta transformaciones en la mentalidad de la gente.
Alrededor de 50 personalidades —líderes, científicos, investigadores, intelectuales y activistas— aportan sus ideas al debate. Destacan las intervenciones puntuales del astrónomo Stephen Hawking, el estadista ruso Mijail Gorbachov, el experto conservacionista David Suzuki y James Woolsey, ex director de la CIA.
Todos están de acuerdo con la tesis de la película. Es una lástima que las autoras no hayan incluido ninguna opinión contraria, aunque sea para refutarla de inmediato, pues la obra se pudo haber beneficiado de un desarrollo más dialéctico. En cambio, se lleva adelante un simple discurso de convencimiento, que pretende conseguir adeptos para el movimiento “verde”, aun recurriendo a tonos alarmistas, simplificaciones o, peor aún, conclusiones obvias.
Menos contundente que “Una verdad incómoda”, más dispersa, pero igual de comprometida, “La última hora” cumple una valiosa tarea de divulgación, fomentando el conocimiento acerca de un tema de absoluta relevancia.

Ver comentarios