Enviar
Legisladores declinan polémica alza salarial ante anuncio de veto por parte de la mandataria
Laura pone en su lugar a diputados
Mandataria fue enfática ayer en que vetará intento de congresistas por aumentar sus ingresos
Problemas económicos del país y riesgo de violentar ley contra enriquecimiento ilícito sepultaron incremento

Laura Chinchilla, presidenta de la República, se mostró firme ante los diputados y ayer anunció su oposición al alza salarial del 72% que pretendían embolsarse.
La mandataria dejó atrás las amenazas y fue enfática en que no firmará el polémico proyecto, si este fuera llevado a su despacho.
Las razones son dos: primero, el hecho de que ex presidentes se beneficien con el alza implicaría mayores gastos en el presupuesto del Estado, los cuales no se pueden permitir en estos momentos, debido a la situación deficitaria que enfrenta el fisco.
Segundo, que el aumento también la beneficiaría dentro de cuatro años cuando deje la primera magistratura y eso la pondría en peligro de violentar la Ley de Enriquecimiento Ilícito, que le impide legislar en beneficio propio.
“No puedo rubricar una ley que implique favorecimientos directos para mi persona. Aunque hubiese sido un proyecto aplaudido por la población, la convicción de que yo no vine a gobernar para beneficiarme de este tipo de iniciativas, habría sido suficiente para vetarlo”, dijo Chinchilla.
La mandataria, mediante una nota dirigida a Luis Gerardo Villanueva, presidente del Congreso, y a los jefes de todas las diferentes bancadas legislativas, sepultó por el momento las esperanzas de los diputados de disfrutar de una fuerte alza.
Los legisladores que aprobaron en primer debate el incremento salarial de ¢1,8 millones mensuales reaccionaron de distinta forma, pero sí anunciaron que no darán los votos para avalarlo en segundo debate.
Para unos, Chinchilla sopesó el costo político y prefirió tomar distancia, mientras que para otros, ella escuchó el clamor popular en contra de la iniciativa.
“Todos sabíamos que la ley favorecía a los ex presidentes, esa es una excusa para decir ahora, ahí están los malos de la película (refiriéndose a los legisladores), yo le hago caso al pueblo, voy a vetar la ley. Es una jugada política bien manejada, a ella no le importa que los diputados se desprestigien, mientras salga bien librada”, manifestó Walter Céspedes, jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).
A tan solo minutos de conocer la nueva posición del Poder Ejecutivo, la bancada del Movimiento Libertario declinó las pretensiones salariales, no sin antes dejar claro que tras el golpe de timón del oficialismo, serán “más minuciosos” con los acuerdos que realicen con la bancada del Partido Liberación Nacional (PLN).
Asimismo, Danilo Cubero, jefe de fracción de los libertarios, aseguró que los verdiblancos les habían asegurado que existía un compromiso por parte de Chinchilla para respaldar el alza y que por el clamor popular en contra, le quitó el respaldo al proyecto.
“Seremos muy minuciosos en delante. El Movimiento Libertario es un partido que se ha mantenido firme en sus propuestas y por eso los costarricenses saben a qué atenerse en temas como impuestos, revisión técnica y otros, y eso es inquebrantable. El pacto de gobernabilidad que tenemos con Liberación no se ha visto afectado, pero sí seremos muy cuidadosos”, expresó Cubero.
La fracción oficialista indicó que la decisión de retroceder en la aprobación del proyecto en segundo debate, se debe principalmente a no comprometer la honra de la presidenta Chinchilla y a la comprobación por parte del Ministerio de Trabajo de que el aumento salarial de los diputados se extendería también a los ex presidentes.
Sin embargo, Viviana Martín, jefa de fracción del PLN, anunció que no quitarán el dedo del renglón y continuarán con sus intenciones de aprobar un incremento salarial, mediante otro mecanismo legal, ya sea una reforma a la Constitución Política o la aprobación de un proyecto de ley que equipare todos los sueldos de los integrantes de los supremos poderes.
“El proyecto de ley que aprobamos en primer debate, lo enterraremos, pero el tema sigue. Nuestra lucha está en hacer una reforma constitucional para que no sea la Asamblea la que tenga que aprobarse la remuneración de los diputados. Lo vamos a intentar, esa es nuestra lucha, porque de nada vale desistir de un proyecto, si el vicio se va a mantener en las leyes del país”, concluyó Martín.

Natasha Cambronero/Esteban Arrieta
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios