Enviar
Presidenta compara conducta de su homólogo nicaragüense con la de un agresor
Laura arremete contra Ortega
Mandataria refuerza vigilancia en frontera norte y reitera que solo dialogará tras retiro de tropas de Isla Calero

La presidenta Laura Chinchilla volvió a calentar los ánimos en torno al conflicto con Nicaragua, tras arremeter ayer en contra de su homólogo Daniel Ortega.
La mandataria asoció la conducta de Ortega con la de un agresor o violador, por su afán de querer sentarse a negociar, sin antes sacar sus tropas de la costarricense Isla Portillo, específicamente en una región conocida popularmente como Isla Calero.
“Es muy fácil para don Daniel decir que quiere un diálogo sin condiciones. Eso es lo mismo que le dice un agresor a su víctima cuando van a conciliar a un juzgado; cuando un violador viola a alguien le dice que no tiene problema en negociar, pero la víctima nunca se va a sentar si no se establecen condiciones de diálogo porque evidentemente las condiciones no son iguales”, manifestó Chinchilla.
La Presidenta reiteró que ella está abierta a dialogar y a consensuar una salida pacífica con Nicaragua y así lo hizo saber a los mandatarios de Guatemala y México, países que se ofrecieron como mediadores. Sin embargo, para entablar las mesas de diálogo deben existir dos condiciones.
Primero, que de forma paralela a las negociaciones, se respeten las gestiones multilaterales que Costa Rica realiza en instancias como la Corte Internacional de Justicia de La Haya y, en segundo lugar, el retiro de las fuerzas armadas nicaragüenses de Isla Calero.
Chinchilla también desmintió que en el seno de la Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana se haya aceptado a su homólogo guatemalteco Alvaro Colom como mediador en el conflicto, pues para ello, primero Ortega debe definir si está dispuesto a aceptar las condiciones de Costa Rica.
Asimismo, la mandataria fue enfática en que en otras ocasiones cuando naciones como Cuba o Venezuela habían tratado de mediar, fue Nicaragua quien se opuso.
Mientras se establece si habrá mediación o no en el conflicto, Chinchilla anunció que reforzará en los próximos días la vigilancia en la frontera norte. Para ello, ya se están instalando sistemas de monitoreo electrónico y uno de cableado para bloquear la navegación en el río Colorado.
La idea es que por esa cuenca solo se pueda navegar en ciertas horas del día, para evitar el trasiego de alimentos y combustible hacia los nicaragüenses.
“Estas medidas drásticas les dificultan a ellos el trabajo en la zona. Además he instruido para que se busquen las figuras penales respectivas, porque no puede haber traición a la patria”, añadió Chinchilla ayer en una conferencia de prensa.
Desde principios de noviembre las autoridades nacionales denunciaron la invasión militar y de civiles del vecino país en Isla Calero. Ante tal incursión la diplomacia tica acudió a denunciar el abuso a la Organización de los Estados Americanos y la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya.
Además, la devastación ambiental y la tala de árboles en la zona fueron denunciadas ante la Organización Mundial de Protección de Humedales.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios