Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



GLOBAL


Latinoamericanos felices con fiscal de causa FIFA

Bloomberg | Lunes 08 junio, 2015

Loretta Lynch es la nueva amiga de América Latina, la fiscal estadounidense fue la que acusó a los 14 mandamases del fútbol mundial, entre los que está Eduardo Li. Bloomeberg/La República


Latinoamericanos felices con fiscal de causa FIFA

 Loretta Lynch es la nueva amiga de América Latina. A juzgar por las conversaciones en la Web, la fiscal estadounidense que acusó a los 14 mandamases del fútbol mundial, podría postularse para un cargo o la Suprema Corte en cualquier lugar por debajo del Estrecho de Florida.
Los latinoamericanos ya sabían que las autoridades de la Federation Internationale de Football Association (FIFA) habían transformado su juego favorito en un “bazar persa” como dijo un diario brasileño.
La corrupción en FIFA fue el secreto peor guardado en el negocio que mueve más de $1.000 millones anuales. Y de los 14 capos del fútbol acusados de fraude, corrupción y chantaje, todos excepto dos son de América Central, Sudamérica y el Caribe.
La región ha demostrado que está harta de los tramposos de traje, ya sea en los palacios de gobierno o en los hoteles palaciegos de Zúrich.
Una serie de países latinos está enfrentando la corrupción política y ha llevado a algunas de sus más altas autoridades a la justicia.
Los honores recaen en los fiscales de la “Operación Lavado de Autos” en Brasil que sacaron a relucir el pillaje en Petrobras, y los arruinadores del fraude fiscal que derrocaron al vicepresidente y esposaron a un puñado de ministros de gobierno en Guatemala.
O sea que, a pesar de que la región tiene un complejo por los antecedentes de intromisión de los gringos, muchos se apresuraron a elogiar a Lynch por exponer el núcleo podrido del deporte más popular del mundo.
La imperiosa aristocracia del fútbol se las había ingeniado de alguna manera para eludir el deshilvanado ‘backfield’. Pero varios países tomaron a Lynch como guía para erradicar más juego sucio.
En los días posteriores a la acusación de la fiscal estadounidense, Argentina, Brasil y Costa Rica anunciaron sus propias acciones legales contra la Cúpula del Fútbol.
La policía federal brasileña pidió a los fiscales que presenten cargos contra Ricardo Teixeira, durante mucho tiempo al frente de la Confederación Brasileña de Fútbol, quien conoció el oficio a los pies de su ex suegro, el legendario soberano de la FIFA, Joao Havlange.
Fue Havelange —predecesor de Blatter y padrino de la organización— quien amplió las franquicias a África y Asia, convirtiendo a FIFA en una marca global. Nadie en Brasil se sorprendió de que también Havelange esté bajo la mira por haberse extralimitado.
Es posible que la red de arrastre se amplíe aún más. Ronaldo, el futbolista tres veces balón de oro y el ex ídolo de la Copa Mundial, Tostao, sugirieron recientemente que el presidente de la federación brasileña de fútbol, Marco Polo Del Nero, debería salir por la misma puerta que el presidente de FIFA, Joseph Blatter.
Su excompañero de equipo, Romario de Souza Faria, actualmente legislador, ha iniciado una investigación parlamentaria del deporte.
Y son pocos los futbolistas que tienen palabras amables para el ex jefe de la federación, Jose Maria Marin, quien, como es sabido, en un campeonato del torneo se guardó la medalla de un jugador (él sostuvo que fue un regalo) y ahora está en una cárcel suiza.
Más allá de desalojar a algunos zánganos cinco estrellas, la limpieza del fútbol por parte de Lynch podría lanzar algunas carreras. En cuanto Blatter anunció que daba un paso al costado, surgió toda una serie de posibles sucesores.
Uno fue Zico, el legendario delantero devenido entrenador y empresario del fútbol brasileño. “Se avecina una nueva actitud”, prometió al anunciar su candidatura. “Llegó la hora del cambio”.

Bloomberg