Enviar
Latinoamérica atraerá más inversión extranjera

América Latina y el Caribe captarán en 2010 más flujos de entrada de inversión extranjera directa (IED) de la prevista, de acuerdo con un estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) divulgado ayer.
El 'Informe Mundial de Inversión' justifica su pronóstico en que la región “supera con relativa rapidez la crisis financiera y económica mundial”.
Al respecto, recuerda que en el primer trimestre de 2010 las entradas de IED aumentaron en determinadas economías de América Latina y el Caribe hasta el 20% respecto al mismo periodo del año anterior.
“Latinoamérica se vio afectada por el desplome de los mercados mundiales el año pasado, pero este año los flujos IED se recuperan y muestran unas tendencias de fuertes repuntes”, manifestó en rueda de prensa el secretario general de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi.
A juicio del estudio, el panorama a medio plazo para la región también es “prometedor”, pues Brasil y México siguen como “destinatarios preferenciales de las inversiones”, según sus encuestas a inversores.
Por ello, estima que “las multinacionales latinoamericanas seguirán protegidas”, dada “su buena salud financiera, su escaso contacto con los sectores más castigados por la crisis y la relativa elasticidad de la economía en la región”.
Sin embargo, esta expansión podría frenarse debido al “acceso limitado a fuentes internas de financiación y a las actuales restricciones en los mercados financieros internacionales”, según alerta el organismo.
Sobre las salidas de IED, prevé para 2010 un rebote en la región, pues parece “muy probable” que las salidas procedentes de Brasil vuelvan a registrar resultados positivos, tras haber caído $10 mil millones en 2009.
Así, el informe considera que “el constante desarrollo de las multinacionales de la región impulsará la IED en el extranjero a medio plazo”.
Especifica que las empresas latinoamericanas que se implantan fuera de la región, principalmente las brasileñas y mexicanas, aterrizan sobre todo en economías desarrolladas.
“Los principales inversores latinoamericanos en el extranjero en la actualidad suelen ser empresas regionales grandes y antiguas que prosperaron y afianzaron su posición en la era de la sustitución de importaciones, y que luego aumentaron notablemente su productividad durante la liberalización económica de los años noventa”, explica.
Sobre este asunto, Supachai celebró que las multinacionales latinoamericanas se vuelvan “más globales, tras muchos años con un enfoque más local”.
Recientemente, recalca la UNCTAD en su informe, los incentivos públicos concedidos en el Brasil, entre ellos las líneas de crédito especiales, “han ayudado a las empresas a ampliar sus actividades en el extranjero”.
El estudio recuerda que en 2009 las entradas de IED en América Latina y el Caribe descendieron el 36% interanual debido a la crisis económica y financiera mundial, hasta situarse en $117 mil millones.
Brasil resultó ese año el principal receptor de IED, pese a haber registrado una reducción del 42% en las entradas de inversión.
Según el informe, el descenso de las entradas de IED en toda la región durante 2009 obedeció en parte “a la disminución de la reinversión de materias primas” y al “desplome de las ventas en concepto de fusiones y adquisiciones transfronterizas”.
Estas operaciones cayeron en 2009 debido al aumento de las ventas de filiales extranjeras a empresas nacionales, particularmente en Brasil, concreta el órgano de la ONU.

Ginebra
EFE
Ver comentarios