Enviar
Intervención del Banco Central para abaratar el colón, tendría más costo que beneficio
Las monedas flotan  ...así las cosas
Con todo el respeto a los exportadores de este país, el Banco Central no debe manipular el colón, con el fin de impulsar su valor hacia abajo.
Es cierto que cualquier aumento en el valor de la moneda nacional hace más difícil para los productores vender bienes y servicios en otros países.
También es cierto que el colón ha sido una de las monedas más fuertes del mundo, en el último año, al haberse apreciado un 12% frente al dólar estadounidense entre el viernes pasado y la misma fecha del año anterior.
Pero el valor de las monedas cambia todo el tiempo, y los exportadores de muchos países enfrentan fluctuaciones similares, sin que sus bancos centrales intervengan.
Además, cambiar artificialmente el valor de una moneda tiene un precio financiero, que el resto de los contribuyentes del país deben pagar.
Para detener el aumento en el valor de la moneda nacional, el Banco Central tendría que comprar muchos dólares, que no necesita, a un precio más alto que nadie pagaría. ¿Esto significaría pérdidas para el Banco, o más bien para el público, al cual pertenece?
Otra razón para no reducir el valor del colón es que ello aumentaría a los consumidores el costo de los bienes y servicios importados.
Los bancos centrales deben intervenir en una crisis monetaria, a fin de mantener mercados estables.
Pero esto no es una emergencia.
En estas circunstancias, los exportadores deben preocuparse menos por los cambios en el valor del colón, y más acerca de cómo gestionar el cambio.
Una forma de hacer esto es evolucionar de los productos básicos a los de mayor valor agregado, así como fortalecer la gestión de venta en los mercados no tradicionales.
Otra tarea importante para muchas exportadoras involucra mejorar su plataforma tecnológica.
Actualmente, el 85% de las empresas costarricenses que pretenden vender sus productos y servicios en otros países (sin contar las filiales locales de empresas internacionales) ni siquiera cuenta con página web.
De las pocas que tienen presencia digital, apenas una cuarta parte cuenta con sitio bilingüe.
A corto plazo, es fácil exigir la ayuda al Banco Central, ante los tipos de cambio a veces volátiles, en lugar de adoptar nuevas prácticas
Pero en el largo plazo, vivir en el mundo real hace que los productores sean más eficientes.

Fred Blaser
Co-Presidente
República Media Group
Ver comentarios