Enviar
Lunes 1 Noviembre, 2010

Las elecciones de alcaldes y alcaldesas de 2010

Al acercarse las elecciones en diciembre del presente año, los costarricenses debemos analizar muy bien para determinar a quién elegimos alcalde o alcaldesa del respectivo cantón, que debe ser una persona honesta, transparente, con visión de futuro, comprometida con la laboral comunal, que llegue a servir y no a servirse del puesto como plataforma para ocupar otros puestos públicos.
Se debe tener claro que las municipalidades son el motor para el desarrollo local, si cumplen adecuadamente su función, como la Municipalidad de Belén en Heredia.
Es necesario también que los alcaldes que se elijan conozcan bien el accionar municipal y reciban una buena capacitación a efecto de que tengan presentes disposiciones como el Artículo 184 de la Constitución Política, que establece que el presupuesto es el marco de acción, y el artículo 11 de la Ley General de la Administración Pública que considera el principio de legalidad, es decir en el sector público solo se puede realizar lo que el marco legal permite.
Se deben abocar a enfrentar serios problemas que afectan el accionar de las municipalidades como los altos pendientes de cobro, prestación de servicios en forma deficiente, la poca capacidad para ejecutar obras y el no lograr la adecuada articulación entre los programas de los señores alcaldes, los planes de largo plazo, el plan de desarrollo municipal y el plan anual operativo así como con el presupuesto como expresión financiera de esos planes.
Por eso, es fundamental que analicemos la trayectoria, tanto en el sector público como en el privado, de los candidatos y candidatas, para ver si su actuar ha sido apegado a principios éticos y morales, si no se han servido de la función pública para beneficio personal.
Es fundamental que analicemos estos y otros aspectos como los programas que proponen los distintos candidatos y candidatas a alcalde, su sustento económico y la viabilidad de su realización.
Asimismo, si hay el adecuado enlace con el Plan de Desarrollo Cantonal y el Plan de Desarrollo Municipal de mediano plazo, analizar cuestiones como la consistencia y viabilidad, para que los costarricenses hagamos un voto a conciencia, pensando en los mejores intereses de Costa Rica y no un voto por tradición o un voto a ganar.
El primer desafío que se debe enfrentar es moral y ético, al escoger los alcaldes o alcaldesas en vista de que, actualmente hay diez alcaldes que afrontan graves cargos por casos de corrupción, y en algunos casos ya se dictó sentencia condenatoria.
Es fundamental que los costarricenses, en las elecciones próximas de alcaldes, tengamos más cuidado, al elegirlos, y analicemos su trayectoria, su honestidad y transparencia en las actuaciones que han tenido en el sector público y privado, y verifiquemos si han llegado para servir a las comunidades o para servirse en provecho propio o de círculos de amigos.

Bernal Monge Pacheco
Consultor