Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Las deudas que impiden la inversión

| Martes 31 mayo, 2011




El Estado le debe a la Caja, a la fecha, unos ¢700 mil millones y la empresa privada unos ¢104 mil millones hasta finales de 2010

Las deudas que impiden la inversión

Los directores de los principales hospitales del país buscan salir adelante en medio de una serie impresionante de carencias que impiden dar la atención oportuna y debida a los asegurados, mientras las autoridades de la Caja incumplen con su deber de hacer efectivo el cobro de todo lo que el Estado y la empresa privada le adeudan a la institución e invertirlo en ella.
Es sorprendente ver como los costarricenses se muestran como “dormidos” ante esta situación. Pareciera que han olvidado su derecho a exigir que se tomen las medidas del caso.
Sin duda es al Gobierno y a las autoridades de la Caja a quienes les corresponde cumplir con su deber de realizar las urgentes inversiones y enderezar las fallas de que adolece la administración de la entidad. Sin embargo, al no estar sucediendo eso, es a los costarricenses a quienes les corresponde reclamar su derecho.
La Caja Costarricense de Seguro Social es uno de los principales pilares sobre los que se sostiene nuestra sociedad, a pesar de lo cual se está debilitando a la institución que es la llamada a garantizarnos que la población pueda mantener un estado de buena salud.
Sin acceso universal a una buena atención en salud, para la población no hay país que pueda pretender un desarrollo sostenido sin entrar, más tarde o más temprano, en una crisis. Además, la atención en salud es uno de los principales derechos humanos.
La fuerza productiva de una nación, por muy bien preparada que esté, no rendirá frutos si carece de atención en salud. Sobra decir que los servicios privados están solo al alcance de unos pocos con alto nivel económico, el resto depende del Seguro Social, el sistema solidario para el cual cotizan.
Decimos que las autoridades incumplen porque, es de todos conocido el hecho de que no han cobrado como debieran todo el dinero que tanto el Estado como empresas privadas le adeudan, con el cual se podría comenzar a bajar el enorme faltante de personal, equipos e infraestructura que padecen los hospitales.
El grave faltante de recursos pone en jaque a los hospitales nacionales, dice una nota de este medio ayer, mientras las autoridades responsables de cobrar las deudas que ahogan a la Caja no cumplen a cabalidad con ese cometido y ni siquiera es posible saber si hay acciones en este momento en ese sentido, porque las autoridades no respondieron a las consultas hechas para la mencionada nota.
El Estado le debe a la Caja, a la fecha, unos ¢700 mil millones y la empresa privada unos ¢104 mil millones a finales de 2010, según los datos del ciudadano Roberto Mora, persona que se ha dado a la tarea de sustraerlos del propio sitio web de la Caja.