Logo La República

Martes, 20 de octubre de 2020



COLUMNISTAS


Las paradojas y el Covid-19

Siany Villalobos [email protected] | Jueves 09 abril, 2020


Hace más de un mes que nuestra querida Costa Rica enfrenta directamente los efectos del Coronavirus, denominado Covid-19, al igual que en el mundo entero se está sufriendo la pandemia, hemos tenido que hacer un alto y contener muchos procesos, y no nos ha quedado más que ir en la dirección del conocido refrán “ cada uno en su casa y Dios en la todos”.

Los centenares de pérdidas humanas en el mundo son muy lamentables, nadie estaba preparado pese haber escuchado la disertación Bill Gates en el TED-2015, anunciando esta catástrofe, nadie lo pudo prever, igualmente escuchamos diferentes versiones de donde proviene el virus y como sanarse, centenares de chistes, memes, canciones, bailes entre muchas más ideas que han brotado de la cuarentena, desbordado nuestras redes sociales que explotan con todo tipo de información.

Pues el ambiente anteriormente mencionado es el que vivimos a diario, en medio de la desolación de algunos y el vacilón que nos caracteriza, como buenos ticos.

Pero más que eso las autoridades del país corren por crear y modificar leyes que permitan atender a la población ante la emergencia, sobre todo a aquellos que están quedando en estado de vulnerabilidad, ya sea por la pérdida de su trabajo o la reducción de sus jornadas laborales, familias que sufren la escases en todo el sentido de la palabra.

Las ideas y opciones llegan de todas partes. Sin embargo, es importante tomar el tiempo necesario para realizar un verdadero análisis de las reformas, es primordial “ ir despacio porque es urgente” y tener muy claro qué tipo de reformas se hacen, temporales o permanentes, para esta emergencia o para otras ocasiones, y que su implementación a futuro no generará problemas.

En ese orden de ideas, empezamos a escuchar la paradoja, como; afirmar que los empleados públicos están recibiendo salario sin trabajar. Hasta hace poco tiempo, cuando se discutía y aprobaba la ley del teletrabajo en la Asamblea Legislativa se reflexionaba de la importancia de trabajar a distancia, pues impactaban directamente en una mejor productividad, en el cambio climático, la reducción de los gatos operativos de las instituciones públicas (menor gasto en servicios, agua, electricidad, teléfono, suministros, entre otros) disminuirá el estrés por las presas, pero ahora para algunos, ese trabajo no tiene valor. Tampoco ha tenido valor decir que NO se harán los aumentos de salario establecidos por ley, y que ya fue presentado un nuevo proyecto de ley para no pagar anualidades en el año 2020.

A veces los deseos de protagonismo no permiten realizar medidas certeras, pues, en reiteradas columnas he mencionado que siempre se ha querido echar mano de lo más fácil y no sobre temas como la evasión y elusión donde se pierden tantos recursos, pues los salarios del sector público son los salarios que se reportan con sus montos reales, para efectos de pagar los impuestos y las cargas sociales a la CCSS, sin olvidar, que con la reciente ley 9635, Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas quienes tienen salarios públicos altos tienen que pagar un 25% de su salario al Estado por concepto de impuesto sobre la renta, pagar a la CCSS, y por si eso fuese poco, los salarios más altos fueron congelados, ahora bien, los salarios más bajos solo se le han recibido aumentos nominales y sus pluses por prohibiciones o dedicaciones han sido rebajado más de un 50% . La doble y triple imposición parece ser la propuesta más atractiva de algunos que declaran cero utilidades(según la lista emitida por el Ministerio de Hacienda) y de otros que han tratado de reportar mucho menos salarios de los que realmente pagan afectando con esto la seguridad social del país, lo que ocasiona el no pagar impuestos o estar muy cómodos abusando de los más necesitados con tasas de interés desproporcionadas desde hace varios años y que han puesto el grito al cielo con toda razón para que se legisle de manera urgente ante la presencia de la pandemia.

Los equilibrios son sumamente necesarios, los abusos son reprochables como también es reprochable atacar el sector productivo, las empresas privadas, las zonas francas, pues son sectores importantes para la economía del país, son la opción para mantener empleos y dar oportunidades a las familias costarricenses. Igualmente no podemos perder de vista que las familias se han organizado según sus ingresos, e inclusive han abusado de su capacidad de endeudamiento, pensar en rebajar salarios será bajar los ingresos del mismo Estado por concepto de renta o los ingresos de CCSS por cargas sociales, debido a que la informalidad carece de esta realidad y ensanchar el grupo de familias que requirieran de subsidios, es decir desvestir un santo y para vestir otro.

NOTAS ANTERIORES


¿Qué es eso de integración de rentas?

Martes 20 octubre, 2020

Con la entrada en vigor de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas públicas se crearon tres conceptos que se agrupan en el título de rentas de capital

¡Señor Presidente!

Lunes 19 octubre, 2020

Sr. Presidente que mis números dicen que no es necesario la tasa Tobin; ni subir el IVA; ni sobretasas a las utilidades de Mipymes ni a los salarios.







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.