Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Las muñecas son prescindibles

| Jueves 22 enero, 2009



Las muñecas son prescindibles

Un estudio inglés muestra que tener un swing perfecto no depende de las muñecas

Dinia Vargas
[email protected]

El científico británico de la Universidad de Surrey, Robin Sharp, realizó un estudio con varios golfistas y llegó a la conclusión de que la acción de la muñeca no juega un papel importante a la hora de realizar un swing perfecto, al comprobar que la clave para alcanzar una gran distancia en los golpes se encuentra en el cuándo y cómo se distribuye la fuerza durante la ejecución.
Sharp se basó en un modelo por ordenador en el cual el golfista utiliza tres puntos de rotación: los hombros con relación a la columna, los brazos con relación a los hombros y las muñecas con respecto a los brazos.
Según explica, “no todo está en las muñecas”, conclusión a la que llegó luego de analizar el swing de tres golfistas profesionales. “En los swings que hemos estudiado, el control de los brazos, y no las muñecas, es lo prioritario”, aseguró.
Ante esta afirmación algunos golfistas profesionales nacionales coincidieron en que la teoría de Sharp es razonable.
“Cuanto más una persona utilice las muñecas para golpear la pelota, mayores posibilidades hay de que el impacto sea erróneo o sin tanta contundencia”, señaló Randoll Víquez.
Además, este científico comentó que luego del estudio los resultados mostrados por los jugadores indican que ellos podrían haber mejorado su distancia del golpe si hubiesen llevado rápidamente el par de torsión al máximo y lo hubiesen mantenido a ese nivel durante el resto del swing.
“El mejor ejemplo de esto es Tiger Woods, su potencia está en que siempre mantiene sus brazos lo más posiblemente alejados del cuerpo y con una línea bastante definida”, aseguró Víquez.
Otro golf pro que estuvo de acuerdo fue José Quesada, profesional de La Iguana, al explicar la relación arco y velocidad. “Cuanto más ancho sea el arco, más velocidad va a tener el swing”.
“Las muñecas no van a dar mucho poder, no influyen mucho, al contrario pueden descontrolar el swing”, expresó Quesada.
Jorge Piedrahita, profesional de Cariari, relacionó el tema con una analogía muy vieja en el golf. “Lo importante en el swing es que el cuerpo mueva la mano y no la mano al cuerpo. Por ejemplo, el perro mueve la cola, no la cola al perro”.
Un jugador debe apoyarse en sus músculos grandes (espalda, hombros y brazos) para hacer el swing, los músculos son resortes y las muñecas responden al movimiento natural del cuerpo, para los profesionales ticos.
La contraparte llegó con Carlos Rojas, profesional de Reserva Conchal, pues para él esta teoría deja por fuera a una masa bastante alta de golfistas que se apoyan en una parte pequeña del cuerpo, como la muñeca, para realizar el swing.
“Este estudio se basa en una población muy pequeña y en un nivel muy alto (tres golfistas profesionales), dejando por fuera a un 90% de golfistas. Muchas personas toman ventaja de movimientos más fáciles para poder hacer el swing”, concluyó Rojas.



Opiniones

Algunas frases de los golfistas nacionales que resumen su conformidad o no con el artículo de Robin Sharp, publicado en Proceedings de la Royal Society.

* Randoll Víquez: “El swing debe ser un moviendo donde se accionan naturalmente todos los músculos”.

* José Quesada: “La fuerza para pegarle a la bola la dan el pecho y la espalda, no las muñecas”.

*Jorge Piedrahita: “El poder no está en las manos, ni en las muñecas. El poder está en agarrar los músculos grandes y que estos sean los resortes para hacer el swing”.

*Carlos Rojas: “Puedo tomar ventaja de los movimientos más fáciles para hacer el swing. Por lo cual las muñecas sí juegan un papel muy importante”.