Logo La República

Jueves, 17 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Las alianzas dentro del sistema pluripartidista

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 03 mayo, 2019


El mundo ha marchado hacia el pluripartidismo desde hace ya su rato. En muchos países las grandes estructuras bipartidistas se han dividido y han dado lugar a muchos diferentes partidos menores.

El pluripartidismo pasa por la circunstancia descrita como “insuficiencia para la mayoría”. Todos los partidos resultan una minoría luego de las elecciones, algunas mayores, otras mucho menores, pero la representación derivada del multipartidismo es de la naturaleza de llevar minorías a las asambleas legislativas del mundo.

Las tendencias dentro de los grandes partidos se independizaron formándose en partidos menores para que las mayorías dentro de aquellos no les limitaran en sus planteamientos ni en sus iniciativas. Los partidos que tenían alas izquierdas vieron a sus tendencias constituirse en pequeñas agrupaciones independientes. Las agrupaciones que tenían alas derechas observaron el mismo fenómeno. Es el momento de buscar las áreas de común entendimiento nunca de exaltar las diferencias.

En España hemos visto con claridad como la mayor minoría, que es el PSOE, requiere de alianzas con otros partidos para gobernar. Esas alianzas pasan por la formulación de listas de proyectos, iniciativas y metas, que la agrupación del acuerdo con el voto combinado de los diputados de los partidos constituyentes de aquel, votarán con certeza.

En Costa Rica durante la primera legislatura de este gobierno en el año 2018 - 2019 el país ha visto cómo alianzas de varios partidos permitieron aprobar proyectos indispensables y hacer funcionar el parlamento como hacía años no lo veíamos.

Sin embargo hemos escuchado a algunas figuras políticas señalar que alianzas con el PAC son inaceptables y que rechazan las mismas. Mal comenzamos esta segunda legislatura si no se forjan alianzas ni se aprueban agendas comunes con todos los proyectos e iniciativas valiosas que los partidos involucrados querrían ver votadas.

El PAC, el PLN, el RN, el NR, el PUSC y el FA todos son sujetos de sumar en proyectos y suscribir los mismos en un acuerdo legislativo amplio. Es el momento de buscar aprobar en lo que estamos de acuerdo no buscarle las tres patas al gato enfocándonos en discrepancias.

No es un asunto de simpatías, es un asunto mucho más pragmático, es una decisión racional para hacer caminar al país. Es una decisión para lograr que lo que se desea como proyecto común se apruebe y se materialice. Este mundo es nuevo y es diferente y los partidos deben de ser realistas y pragmáticos.

No es asunto de excluir a otra agrupación por razones electorales. Es cuestión de incluir a todas las fracciones legislativas que se pueda para lograr que las mayorías sean suficientes para alcanzar así la aprobación holgada de los proyectos.

Jugar al populismo, jugar a ser mayoría, jugar a excluir de negociación y alianza a determinadas personas son herramientas que en este juego no entra en consideración. Jugar a robar cámaras y hacer primeras páginas de los diarios si pusieran en peligro las aprobaciones deberían descartarse.

El nombre del juego es entre todos se puede. Los proyectos de interés común se suscriben. El país debe situarse primero antes que el ego, el partido y la conveniencia coyuntural. Es la hora de la seriedad y es la hora de descubrir objetivamente las conveniencias nacionales y apoyarlas todos. Es otro juego, en otro estadio, con otras reglas y los jugadores deben de entenderlo muy bien y jugar acorde. Es el momento de buscar unidad no de cultivar las discrepancias.

Espero que el parlamento costarricense logre entenderlo a tiempo y la estrategia de alianzas formales para mejor legislar sea una poderosa herramienta de cambio.










© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.