Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NACIONALES


La Uruca sería parqueo de por vida

Redacción La República [email protected] | Jueves 12 noviembre, 2015



Se trata de solo uno de varios proyectos de infraestructura, que son aprobados y además cuentan con financiamiento, pero que no se pueden realizar por los atrasos administrativos crónicos.
Sin embargo, el proyecto de Circunvalación Norte se destaca como uno de los más escleróticos, dado que la programada franja de tan solo 3,8 kilómetros, que agilizaría el tránsito de una parte comercialmente importante de la ciudad, celebra 60 años desde que fue aprobado, sin idea todavía de cuándo estaría terminada.
Gran parte del problema tiene que ver con las expropiaciones, que siguen tomando años, pese a que un cambio legal de febrero de este año iba acelerar el procedimiento.
Actualmente, solo hay cinco jueces para resolver alrededor de 200 casos anuales de expropiaciones en litigio, que presentan diferentes entidades del Estado, sin tomar en cuenta las solicitudes de años anteriores según el abogado Daniel Rojas.
A esos casos, hay que agregar unos 400 más, que no están sujetos a litigio, pero que toman varios años para resolverlos, ya que los pasos burocráticos —desde notificaciones hasta nombramientos de perritos— no se realizan de forma atenta.
Entretanto, no existe un reglamento que defina los tiempos asignados para los distintos pasos, tampoco hay sanciones para los funcionarios que no lleven el proceso debidamente.
La nueva ley agilizaría los procedimientos, al limitar las opciones judiciales a una sola apelación ante el Tribunal Contencioso Administrativo, cuya decisión es final, para una persona que rechaza el monto u otra condición de la expropiación.
En comparación, la persona bajo el régimen anterior tenía el derecho de recurrir la apelación.
Sin embargo, la ley no ha podido cambiar las condiciones reales, en las que una combinación de la insuficiencia de jueces y burócratas para dar seguimiento a los pasos necesarios, y la ineficiencia de varios de ellos, tiene como resultado de que el tiempo promedio para realizar una expropiación sea de 2,5 años, de acuerdo con la abogada Natiuska Traña.
El atraso en cualquier proyecto tiende a ser significativamente mayor aún, ya que ningún proyecto puede proceder, hasta que no se resuelvan todas las expropiaciones, lo cual incluye las más lentas.
Mientras tanto, decenas de proyectos continúan varados.
Solo en el Área Metropolitana, está el paso a desnivel en Paso Ancho, que sigue sin terminarse debido a que la administración no previó que hacía falta una expropiación de un terreno de unos 200 metros cuadrados.
En cuanto a la nueva carretera a San Carlos, no ha sido posible llegar a un acuerdo con los afectados para iniciar los movimientos de tierra en un área de apenas un kilómetro.


A paso de tortuga

El inicio de cualquier proyecto puede tomar varios años hasta que están hechas todas las expropiaciones, cada una de las cuales tarda casi unos tres años de promedio, al requerir los siguientes pasos, entre otros.