Enviar
Miércoles 28 Agosto, 2013

Debemos ser responsables financieramente y analizar nuestra capacidad de endeudamiento para no afectar la economía familiar


La responsabilidad financiera

Se dice que prestar en muy fácil, todas las personas tienen necesidades que quieren satisfacer y usualmente están muy dispuestas a tomar préstamos. Pero visto desde otro ángulo, la persona (o entidad), que presta desea que se le reintegre el préstamo de la forma pactada y que no haya atrasos.
Se crea entonces un compromiso del tomador del préstamo para hacer los pagos según se pactó y este compromiso está vinculado a lo que se llama “responsabilidad financiera”; que no es más que la valoración consiente de nuestros compromisos y capacidades desde un punto de vista de la gestión de los ingresos y gastos que, como persona, familia o empresa se pueden sobrellevar.
En detalle, aunque nos puede gustar mucho el último celular, debemos ser conscientes de si nos es posible adquirirlo de contado, o si requerimos un plan, o si debemos buscar un préstamo para obtenerlo o inclusive si del todo no podemos adquirirlo ahora. Esto implica hacer algunos cálculos para determinar dicha posibilidad.
Y los cálculos empiezan por una pregunta crítica: ¿Me alcanza el ingreso?
Cuando una pareja decide compartir su vida, también debe ser responsable financieramente; es probable que los ingresos se unan y ello fortalece la capacidad de endeudamiento de la pareja, que estará en mejores condiciones para tomar un préstamo, por ejemplo, de vivienda. Pero esa misma responsabilidad hace que se consideren en su dimensión los gastos adicionales como gastos de condominio, nuevos gastos por traslados, agua, electricidad, periódico, y probablemente un cambio en el estilo de vida.
Bajo ese mismo enfoque, tomar préstamos en dólares si nuestro salario es en colones, nos llevará a valorar (responsabilidad financiera) cuáles son los impactos que se tendrá.
Tan solo esta variable hace que debamos considerar varios aspectos adicionales: si se da un aumento en el valor del dólar, deberé pagar más colones por cada dólar. ¿Hasta qué monto de colones por dólar podría soportar que suba este precio? Esto se llama sensibilización y me permite conocer cuánto podría tener que destinar en colones para el pago de la deuda en dólares como resultado de la devaluación del colón.
Y esta es precisamente la preocupación del BCCR sobre los préstamos en dólares: que las personas, familias y empresas no tengan la claridad sobre el posible aumento en los colones que se tendría que destinar para comprar los dólares para pagar sus deudas, en particular si son las viviendas familiares. Esto es muy importante porque mejora las decisiones de los tomadores de préstamos.
Finalmente, los préstamos son una facilidad para mejorar nuestra calidad de vida en muchos sentidos, sin embargo debemos ser responsables financieramente y realizar escenarios de nuestra capacidad de endeudamiento para no afectar la economía familiar.

José R. Paz Barahona

Gerente de Estrategia y Proyectos
Banco de Costa Rica