Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


La Presidenta y la Candidata a Benemérita

Humberto Pacheco [email protected] | Martes 29 mayo, 2012



TROTANDO MUNDOS
La Presidenta y la Candidata a Benemérita

Laudable el esfuerzo de la señora Presidenta de congraciarnos con la OECD y tratar de enrolarnos en esa organización de pirañas, que defiende a las grandes potencias a costas de los países pequeños, no porque esa organización nos cause admiración, sino por el poder que ostenta de castigar y desprestigiar a los débiles. Los que están “dentro” no pueden hacer nada malo, aunque sea lo mismo por lo que castigan a los de “afuera”. Pero ese romance no puede darse a costas del derecho a la privacidad de los costarricenses o de la legalidad de nuestro sistema.
Hemos reiterado que no nos oponemos a la transparencia fiscal (le consta a algunos colegas que han trabajado en la Administración) pero, en un país que se las da de ser una democracia (palabra cuyo sentido han olvidado algunos), que pretende ser líder en administración de justicia, las cosas no se pueden hacer “administrativamente” o por la libre.
Hemos defendido a ultranza el rol del Juez en la decisión trascendental de perforar el velo bancario. Que sea el letrado quien valore la situación y decida sí hay mérito para dejar al descubierto- con la gravedad que conlleva en esta época de inseguridad- las finanzas de las personas.
Les recordamos que dos prominentes miembros de la OCDE de sistema judicial impecable- Inglaterra y Canadá- imponen al Juez en esta decisión. También lo impone Colombia y otros países. Esto no es un desvarío tico. De modo que la OCDE no puede argüir que abolirlo sea elemento obligatorio para ser país miembro.
Con las valiosas excepciones de rigor, que son las más, eso de que un funcionario administrativo, amargado como algunos que hemos conocido a través de casi cincuenta años de ejercer la profesión o, peor aún, cómplice de algunos mafiosos, sea quien tenga el poder de pedir la información a los bancos y manejarla, es un acto de total irresponsabilidad. Sí el Juez encuentra mérito en autorizarlo, ya eso significa que la conducta del contribuyente tiene indicios de ilegalidad y entonces no puede invocar violación de su privacidad.
Pero tiene que ser un Juez con plenas facultades, no el eunuco que pretendía un Ministro de Hacienda que no tuvo escrúpulo en desacreditar al país en el extranjero para lograr sus maquiavélicos objetivos.
Mientras muchos buscan la forma de hacerse ricos a costas del Gobierno, una costarricense ejemplar- Doña Alicia Espinoza de Ramos- llega a los cien años trabajando exitosamente. Gracias a sus excelentes recetas su ícono de la gastronomía- el Restaurante Los Anonos- se viene reinventando durante los últimos cincuenta y dos años. Eso es algo raramente visto en el país. ¿Qué más se puede brindar a la patria que una vida de trabajo exitosa? Damos gracias a La República por el artículo sobre ella.
Son éstas las ciudadanas y ciudadanos que deberían ser beneméritos de la patria, que no todos los que están en ese salón se ganaron los galones tan bien merecidos como doña Alicia.
La felicitamos de corazón y le deseamos cien años más de vida, doña Alicia Espinoza de Ramos.

Lic. Humberto Pacheco A., M.C.L.
[email protected]


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...