La importancia de un líder
Los Bulls, ya con casi dos temporadas sin su estrella Derrick Rose, han sabido acomodarse a su ausencia. Archivo/La República
Enviar

La importancia de un líder

Lakers y Bulls aquejan la ausencia de su principal figura

En cada grupo, siempre hay y habrá alguien que resalte ante el resto, y en muchos casos ese “alguien” termina siendo el líder de dicho grupo. Pero hay momentos en los cuales el líder se ausenta por diferentes razones y causa una afectación importante en el resto del conjunto, aunque depende de ellos mismos si deciden seguir adelante o caer al abismo.
En la NBA hay dos casos en los que se aplica esta afirmación, muy contrarios entre sí, lo cual llama la atención de qué tan fuerte es en cada una de este par de franquicias la presencia de su capitán. Estos ejemplos son los de los Chicago Bulls de Derrick Rose y Los Angeles Lakers de Kobe Bryant.
Ellos son los líderes indiscutibles de sus escuadras, son quienes hacen ganar los partidos, quienes tienen mayor presión, pero a la vez, son los que reciben la confianza ciega de sus compañeros en esos momentos en los que solo la cabeza del equipo responde en las llamadas “horas de la verdad”.
Actualmente, ambos jugadores se encuentran en la lista de bajas de sus equipos. Rose a causa de su rodilla derecha y Kobe por la fractura de su tibia, las razones que los mantienen alejados de la duela. A partir de estas situaciones, las reacciones de sus compañeros han sido distintas.
En el caso de los Bulls, la ausencia de Derrick, ha hecho emerger a otro líder dentro del camerino en la figura de Joakim Noah, quien a pesar de no ser tan altamente productivo en puntos como Rose, ha sabido mantener un equilibrio, especialmente en defensa junto con el resto de sus compañeros, tales son los casos ejemplares como Carlos Boozer o Taj Gibson.
Bastante crédito tiene de esto el coach Tom Thibodeau, ya que supo ver en Noah un buen prospecto, al armar a Chicago con sólido bloque defensivo, en el que Joakim es la cabeza de dicho esquema, cuyos resultados han sido mejores de lo previsto ya que el equipo de la ciudad de los vientos es cuarto en el Este, con buen rumbo a los playoffs.
Por otra parte, en el caso del equipo angelino es todo lo contrario. Al no estar su All-Star, Kobe Bryant, no ha existido alguien que se haga sentir dentro del equipo como ese referente que necesitan para ganar los partidos ante la ausencia de la “Mamba Negra” en la cancha.
El catalán, Pau Gasol es quien registra los mejores números dentro de los Lakers, pero su mayor desventaja es el poco peso que tiene dentro del equipo dirigido por Mike D’Antoni, quien no ha sido capaz de moldear una escuadra sin Bryant, y eso en esta temporada 2013-2014 le ha salido bien caro ya que son el peor registro en el Oeste.
Viendo estos dos ejemplos, la famosa pregunta de qué tanto es dependiente un equipo de su superestrella, varía desde la arista en la que se vea. En el equipo que hizo a Michael Jordan una leyenda, no afecta tanto, todo lo contrario en el conjunto más laureado de la Conferencia Oeste.
Es un hecho de que ambas escuadras con sus respectivos líderes son serios candidatos al título, pero en estas situaciones, el anillo de campeón no lo gana solamente Derrick Rose o Kobe Bryant, hay un grupo detrás que los respalde y que cuando no estén, aprendan a responder en la hora grande, como lo han hecho estos All-Star en su momento.

Ricardo Mora
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios