Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


La falta del inglés limita para competir

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 18 mayo, 2011



La falta del inglés limita para competir


Llama la atención el comentario de uno de los estudiantes costarricenses que compitió en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología Intel en Los Angeles. “Si pudiéramos haber explicado directamente a los jueces lo que estábamos exhibiendo, nos hubiera ido mejor”. Los diez jóvenes, provenientes de colegios técnicos, regresaron al país sin haber obtenido ni una sola medalla.
En contraste con los educandos de otros países, los ticos se vieron obligados a usar traductores cuando se comunicaban con los jueces; por más capaz que pudiera haber sido el que interpretaba, nunca es lo mismo transmitir a través de otro.
Si esto de la Feria, un evento anual, fuera excepcional, no merecería mucha atención. Pero lamentablemente la falta del inglés está frenando el avance del país en muchas áreas, desde las más esotéricas culturales y científicas, hasta en lo que es el comercio nacional e internacional.
Un ejemplo de lo esotérico es el concurso Miss Universo. Año tras año el país envía al certamen candidatas que no manejan el inglés; por más talentosas que sean, nunca van a ser escogidas. La ganadora del concurso tiene que participar en una serie de eventos a nivel mundial; presentaciones de productos que auspician el concurso y eventos de tipo social y caritativo. En todos es indispensable que la Miss Universo hable en público en inglés. ¡Qué necios los organizadores del certamen al permitir la participación de personas sin el inglés!
Si un empresario quisiera vender sus productos en Estados Unidos, lo ideal es que visite ese país y trate directamente con sus compradores. Si no habla el inglés ¿cómo le puede ir? El traductor, posiblemente contratado por el comprador, con una palabra mal interpretada por allí y otra por allá, puede poner al vendedor tico en desventaja.
Los “call centers” locales están desesperados porque ya no encuentran personas que tengan fluidez en el inglés; aparecen muchos candidatos a los puestos con el idioma al “80 por ciento,” pero que realmente no pueden comunicarse adecuadamente.
El sistema educativo, público y privado, no está enfrentando adecuadamente al reto de la enseñanza del inglés. La mayoría de las escuelas y colegios privados “bilingües” en realidad no lo son; los padres están pagando montos altos por la matrícula y no están recibiendo los educandos la enseñanza que necesitan para competir en el futuro.
Muchos de estos centros enseñan matemáticas, ciencias, historia, y varios más en español, pero incluyen un par de materias en inglés para poder decir que son “bilingües.” Los profesores en esas probablemente hablan el inglés con un acento hispano pronunciado y el resultado no es satisfactorio. En los públicos es peor, porque en varios la enseñanza es mínima y a veces ofrecida por docentes que no dominan el idioma del todo.
Algunos dirán que lo importante es aprender otro idioma, y no necesariamente tiene que ser el inglés; quizás sería bueno el mandarín por ejemplo que ahora está de moda. China se ha convertido en la “fábrica” del mundo, pero el “mercado” global está en Norteamérica. Si se quiere vender en esa plaza globalizada, hay que manejar el inglés; esto rige para los mismos chinos.
Ojalá que los participantes en la Feria Tecnológica de 2012 ganen muchos premios después de explicar en inglés lo que son sus experimentos.

Carlos Denton
[email protected]