Enviar
Jueves 30 Abril, 2015

La energía solar ayuda a bajar las facturas de electricidad

La energía solar está creciendo más rápido que cualquier otra fuente de energía: en 2014, un nuevo sistema fue instalado en Estados Unidos cada tres minutos, mientras que el precio de un panel típico ha caído un 63% desde 2010.
Se calcula que para 2016, será tan o más barata la electricidad solar que la convencional. Pero las ventajas podrían terminar si las personas permiten que las generadoras públicas y algunos legisladores metan la “mano negra” en el mercado.
La mayoría de las casas con sistemas solares están conectadas a las líneas de transmisión, utilizando la energía convencional cuando sus paneles no están funcionando en la noche y cuando se utiliza más de lo que pueden producir. Esta opción se conoce como Generación Distribuida y no usa baterías.
Las empresas eléctricas deben reconocer que cuando los clientes generan su propia electricidad, también les ahorran dinero a las empresas generadoras, porque hay menos desgaste de las líneas de transmisión y menos energía perdida en la distribución.
Es por eso que en el futuro, los servicios públicos tendrán que actuar más como gestores de la red, al conectar una gran cantidad de fuentes con los demás lugares, como actualmente se hace en Europa: sistemas inteligentes organizan y distribuyen los excedentes de energía de las fincas solares y parques eólicos, según las zonas que requieran energía en el momento.
Incluso, la oportunidad de invertir en sistemas de energía solar está reemplazando la compra de generadores de combustibles fósiles, y quienes ya los tienen, están creando sistemas híbridos, aprovechando los beneficios del suministro de electricidad generada a partir del sol para sus operaciones diurnas: máquinas, aires acondicionados, etc.
Aunque se hundan los precios del petróleo, la demanda mundial de energía generada a partir de la energía fotovoltaica seguirá aumentando y no es por casualidad: los costos fotovoltaicos han caído dramáticamente. Los paneles son un 75% más baratos que hace seis años y siguen siendo más económicos y eficientes. Incluso los países exportadores de petróleo están invirtiendo en sistemas solares para no consumir sus recursos limitados.
La energía fotovoltaica se utiliza cada vez más en sistemas híbridos fuera de la red, sean hoteles, empresas, industrias o para uso particular. Por ejemplo, en la industria minera es hasta un 70% más barato generar electricidad a partir de instalaciones fotovoltaicas o turbinas de viento en combinación con los generadores diesel, que generar electricidad solamente a partir de generadores diesel. Las empresas petroleras utilizan sistemas solares para suministrar electricidad a las calderas y todo el sistema de refinación y actividades administrativas.
Las fuerzas armadas también han reconocido la importancia de la generación de energía confiable a un sistema de suministro seguro. Ahora utilizan contenedores solares móviles equipados con módulos fotovoltaicos y sistemas de almacenamiento de la batería. Y en Costa Rica, cada día es más atractivo invertir el aguinaldo en un sistema solar.
 

Luis Guillermo Quesada Sibaja