Enviar

No se han dado las medidas correctivas que podrían dar un verdadero respiro a esa amenazadora bola de nieve que no para de crecer: la deuda pública


La deuda: Peligro que aumenta

El tema de los excesos del Estado, que deben pagar los contribuyentes, sigue presente y no podrá alejarse en realidad de la preocupación de los ciudadanos y por ende de nosotros, como prensa destinada a brindarles un servicio.
No se han dado las medidas correctivas que podrían dar un verdadero respiro a esa amenazadora bola de nieve que no para de crecer: la deuda pública.
En los próximos años, como lo señala una nota de este medio el lunes anterior, será necesario discutir una vez más la creación de nuevos impuestos.
Sin embargo, el aumento desmedido e infructuoso de plazas en algunas instituciones del Estado, ocurrido durante la pasada administración, causante en gran medida del déficit fiscal, y los ajustes extraordinarios y alzas por encima del costo de la vida, que se siguen produciendo aunque el gobierno no tenga fondos para pagarlos, nos han obligado a un endeudamiento público que seguirá creciendo si no aparece, finalmente, la voluntad política para corregir.
A pesar de esto, la situación no ha movido esa voluntad para que alcance a las juntas directivas de algunas instituciones integradas por una mayoría de miembros nombrados por el propio Ejecutivo.
Por el contrario, las medidas de contención del gasto dejan por el momento intacto el correspondiente a esas planillas.
Además de esto, los ingresos, aunque aumenten en alguna medida, no lo harán tampoco en lo necesario hasta que cambien realmente los controles en nuestras porosas fronteras donde se producen los otros hechos que impiden al fisco recaudar lo que debería.
Sabemos que solo una combinación de acciones puede frenar y devolver la amenazante avalancha del endeudamiento público.
Presentar una iniciativa de cambios para homologar el régimen de contratación en el Estado puede ser un paso pero no resuelve el problema.
La verdadera tarea es revisar institución por institución y en ciertos casos fusionar algunas. También deberían revisarse las exenciones fiscales, que representan casi un 6% de la producción nacional, tal como lo propone el último informe Estado de la Nación, entre otras cosas.
Por más que el fisco cuente con mejores herramientas para hacer ahora un mejor cobro, lo cual es un adelanto, no será suficiente para un gasto que sigue creciendo peligrosamente y a costa de los contribuyentes.
 

Ver comentarios