Enviar
Miércoles 21 Noviembre, 2007

La desigualdad social en Costa Rica

Es pertinente señalar que la desigualdad social ha venido creciendo a nivel mundial, a nivel global, de regiones y de países. Al respecto es necesario recordar el incremento de personas o familias pobres en la Unión Europea en 1970, había 30 millones de personas pobres y en la actualidad según los datos de Eurostat hay 57 millones, o la disminución en la parte de renta global del 2,3% al 1,4% que corresponde al 20% de la población más pobre del planeta, frente al aumento del 70% al 85% que ha registrado el 20% más rico.
En todos los países del mundo, la proporción de las rentas totales que corresponden al trabajo asalariado han disminuido en mayor o menor cuantía, mientras que invariablemente ha aumentado la correspondiente a los beneficios del capital. Es decir, la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen se ha incrementado.
De acuerdo con Rousseau existen dos tipos de desigualdad, las desigualdades naturales, basadas en la diferencia de edad, color de la piel, salud, fuerza muscular, de la mente; y las desigualdades políticas, que son obra del hombre y crean privilegios de riquezas, honores y poder.
En relación con Costa Rica, el Decimotercer Informe Estado de la Nación confirma el incremento de la desigualdad e indica que según el coeficiente de Gini la desigualdad pasó de un 0,406 a 0,420 entre 2005 y 2006.
De acuerdo con dicho informe el 20% de los ticos más ricos aumentó en un 20% más su ingreso en 2006 y el 20% más pobre subió su ingreso diez veces. De acuerdo con el Dr Miguel Gutiérrez “los pobres hoy son más pobres y los ricos un poco mas ricos”.
Es decir, a pesar de que Costa Rica ha tenido en los últimos años un crecimiento económico superior al 5%, no se ha propiciado un desarrollo económico, o sea, una adecuada distribución de la riqueza en beneficio de las mayorías más pobres mediante empleos formales y otros mecanismos como incrementar el acceso a la educación de manera sostenida.
Lo que se ha propiciado más es el empleo informal, que es un mecanismo generador de pobreza.
Nos debe llamar a meditación el hecho de que Costa Rica está inmerso en un proceso de globalización y tratados de libre comercio y que en América Latina la globalización ha generado mayor desigualdad de ingresos.
Es por ello que se deben ejecutar programas como “Avancemos” en el sector educativo y otros que permitan mantener de manera sostenida la disminución de la pobreza, como la que acaba de darse en los nueve meses de este año y sobre todo que permitan disminuir la brecha entre los que más y los que menos tienen, lo cual puede permitir una disminución en la violencia social.
Además, se deben aprobar leyes complementarias al tratado de libre comercio con Estados Unidos que permitan paliar los efectos negativos de dicho tratado en algunos sectores de la sociedad costarricense así como mejorar la competitividad del país en el sector agrícola e industrial.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor externo