Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 21 Agosto, 2015

Libertad, democracia, propiedad privada, y estado eficiente son los cuatro primeros pilares de la Costa Rica que deseamos

Sinceramente
La construcción de Costa Rica

“El estado de la naturaleza es el de la libertad”, Locke.
Dentro de la mezcla de elementos centrales sobre los cuales Costa Rica debe de reinventarse a sí misma está la libertad. Con facilidad muchos querrían disminuirla o acabarla y supeditar las acciones y obras de otros a su propio criterio, voluntad y cronología.
La libertad es el primero y fundamental elemento del que no podemos prescindir en la construcción del país.
“Entre el gobierno que hace mal y el pueblo que lo consiente, hay cierta solidaridad vergonzosa”. Víctor Hugo.
El país debe erigir un gobierno virtuoso no un gobierno fallido que gasta lo que no tiene, limita las actividades de sus administrados, estorba en la producción y lejos de trabajar en la reducción de las brechas sociales y de ingreso, las prohíja con salarios escandalosos y privilegios para unos pocos que el resto del país querría sin poder lograrlo.
El gobierno debe atender los asuntos comunes, debe gastar juiciosamente, no en clientelismo, sino en la atención de las necesidades de todos. El gobierno debe ser fuerte pero a su vez debe ser reducido ya que “el que mucho abarca poco aprieta” y “gobierno que se mete en todo no se mete en nada”.
El gobierno debe estimular la actividad de los habitantes, la mejor repartición de los ingresos y de la riqueza generada, la educación y salud de los administrados.
No se debe proletarizar a un país, eso sería transitar por la vía marxista leninista. Se debe recrear el concepto de los emprendedores y de los empresarios.
El país debe ser de empresarios y de propietarios de todo tamaño, de profesionales y de técnicos independientes. La proletarización de la población hundiría todo esfuerzo de progreso y de creatividad, de emprendimiento y de renovación. Una democracia de propietarios es de invariable vigencia, en una social democracia.
La seguridad que ofrece en la vida el tener algo propio, la motivación que genera el haber logrado tenerlo, el orgullo de propios y ajenos al apreciar que muchos han logrado sus objetivos materiales e intelectuales es de trascendental consecuencia.
“Toda la fuerza del gobierno representativo está en la magia de las elecciones”. James F. Thompson.
La democracia es el corazón de la Costa Rica de nuestros anhelos. La idiosincrasia nacional no es la del autoritarismo, la de las argollas de interés, la de los dictadores camuflados, la del dogmatismo, o la de la represión de la libertad en todas sus facetas.
La democracia está cambiando y es menester una reforma política trascendental en el país. La elección directa por distritos electorales de los diputados, la elección por nombre y apellidos de los diputados nacionales, el referéndum revocatorio de funciones de quienes son un fiasco, o luego de electos hayan despertado la insatisfacción de sus electores ya resulta impostergable.
La democracia participativa debe darse en la era de las comunicaciones, ya no basta la elección de buenos representantes y mejores partidos.
Así libertad, democracia, propiedad privada, y estado eficiente son los cuatro primeros pilares de la Costa Rica que deseamos.


Profesor

Emilio R. Bruce
[email protected]