Enviar
Martes 6 Mayo, 2014

¿Dónde está el orden cuando las listas de espera no solo persisten, crecieron y la famosa y resonante Unidad Técnica de Listas de Espera con casi diez años de haber sido instalada no ha resuelto nada?


¿La casa está ordenada?

El pensamiento y la interpretación de los hechos es una característica propia de cada persona. Cada ser humano utiliza una óptica y cristal personal que le brinda una perspectiva muy propia.
La todavía vigente presidenta ejecutiva de la CCSS, tiene una particularidad en cuanto a su percepción del ordenamiento institucional.
Los que estamos fuera de esa burbuja política, donde nos agrupamos la mayoría de trabajadores, proveedores y usuarios del sistema, nos hemos quedado perplejos con semejante afirmación.
¿Dónde está el orden cuando las listas de espera no solo persisten, crecieron y la famosa y resonante Unidad Técnica de Listas de Espera con casi diez años de haber sido instalada no ha resuelto nada?
¿Podemos decir que existe un orden cuando anómalamente hay hospitales intervenidos, intervenciones innecesarias pues los diagnósticos ya existían, pero siempre fueron ignorados?
El asunto era quedar bien ante la cúpula política y señalar chivos expiatorios. Lo grave con estas intervenciones es que los funcionarios nombrados al igual que los previos no pueden ni han podido resolver gran cosa.
La junta directiva no ha implementado los procesos que guíen y normen las políticas de atención en todos los niveles, con la intención de uniformar los criterios y no que cada jefatura ejecute lo que mejor le parece.
Probablemente ninguno de los miembros de la junta directiva de la Caja ha tenido que utilizar un servicio de emergencias, como cualquier otro asegurado, es decir, sin utilizar su rango o influencia, porque si lo hubiera tenido que utilizar se habría dado cuenta no solo de la plétora, hacinamiento y carencias, sino además del desorden administrativo imperante.
Los profesionales en salud somos eso, profesionales en salud, no administradores y la calidad, honestidad y compromiso con los usuarios ahí está.
Entonces saltan muchas interrogantes. ¿Está hablando en serio la jerarca de la Caja?, ¿Verdaderamente piensa y cree que existe orden institucional? ¿O pensará que los demás tenemos visión obtusa de los hechos o no los conocemos?
Nos queda debiendo mucho no solo la señora presidente de la Caja, sino toda su cuadrilla, pues durante todo el periodo no hubo ninguno que saliese a rebatir o contradecir los yerros antes señalados.
Esperemos que las nuevas autoridades tengan la claridad, sensibilidad y capacidad gerencial para no solo sacar de la crisis la institución, sino potenciarla y darle el golpe al timón para beneficio de los usuarios y la democracia del país.

Gerardo Quirós Meza

Profesor Catedrático Universidad de Costa Rica