Enviar
La vía hacia una paz global


Costa Rica acaba de anunciar la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba luego de 48 años de distanciamiento. Hasta ahora solo existían relaciones consulares entre ambos países.
El giro que ha dado ya el presidente Obama mediante ciertas medidas que mejorarán de algún modo la relación de su país con la isla, augura tiempos de un mayor respeto y entendimiento entre ambos países y en ese sentido Costa Rica se dirige hacia lo que debería ser una relación global con armonía que permita el diálogo, el comercio y cualquier tipo de intercambio beneficioso entre todas las naciones.
Mauricio Funes, presidente electo de El Salvador, anunció también que una vez en el poder normalizará los vínculos diplomáticos con Cuba.
El reordenamiento del mundo hoy no responde solo al final de un ciclo en cuanto a las ideologías que generaron la Guerra Fría con sus características extremas, sino también a la presente coyuntura económica que seguramente tendrá que derivar en un perfeccionamiento de las formas de comercio internas y externas.
Una economía global requiere nuevas regulaciones que garanticen su correcto funcionamiento. Y esto solo puede lograrse en mesas de inteligentes negociaciones, no con medidas que incrementen conflictos entre los países.
Las nuevas estrategias deberán dar un paso adelante tomando en cuenta la necesidad de sostenibilidad, de protección del planeta y de las relaciones y derechos de los seres humanos. Quienes le den la espalda a esta realidad y continúen propiciando conflictos formarán una minoría retrasada y confundida.
La seguridad misma del planeta y la vida sobre él exigen un rediseño de nuestra forma de conducirnos capaz de restablecer el equilibrio en todas las cosas, una mayor justicia, equidad y armonía en general, como única vía hacia la paz global.
Quizás el mundo actual requiera replanteamientos de la estructura, la operatividad y la cultura de las sedes diplomáticas y comerciales y Costa Rica debería incrementar su profesionalización como herramientas eficaces para cualquier gobierno presente y futuro.


Ver comentarios