Logo La República

Martes, 23 de julio de 2019



FORO DE LECTORES


La industria audiovisual, la economía naranja y la reactivación económica

Johnny Corrales [email protected] | Viernes 12 julio, 2019

Johnny Corales

El tema de la reactivación económica es lo que acapara los titulares de este mes de junio y deja claro la situación del país en materia económica.

Entre los temas que se tocan están la informalidad, tramitomanía, cargas sociales, financiamiento, entre otros. Siendo la realidad de que el parque empresarial de país es conformado por encima del 90% por pymes, es lógico pensar que por ahí es donde debe empezar el cambio. Y sí, eso es agua caliente cuando se trata de ofrecer soluciones, pero la verdad es que los esfuerzos por ayudar a la pequeña empresas han sido escasos.

La CCSS dice que no va generar más medidas al respecto porque ya hay directivas y reglamentos sobre ello, pero la realidad del caso es que esas medidas no se cumplen. En el Congreso ya hay un proyecto para equiparar los aportes a la CCSS entre empleados asalariados y los trabajadores independientes, pero hay que esperar a ver si este proyecto logra moverse con la celeridad necesaria. Entre todas las cosas que se plantean y proponen, que esperamos lleguen a buen término, las empresas audiovisuales están trabajando juntas para lograr colaborar en lo que a reactivación económica se trata.

El BID reconoce dentro de sus criterios y estudios de economía naranja (termino desarrollado por ellos mismos) de la región latinoamericana que la industria audiovisual es la que genera la mayor cantidad de encadenamientos productivos.

El sector audiovisual del país está conformado casi por completo por pymes y son estas empresas y profesionales independientes, que se venden servicios entre si además de los servicios al cliente, los que mueven el sector de economía naranja más dinámico. Además, son empresas generadoras de propiedad intelectual, la cual sigue generando réditos aun cuando la producción ya haya finalizado, lo que es atractivo al inversionista. Y si de inversión se trata, esta industria provee los datos más duros y reales sobre los efectos multiplicadores en la economía que la inversión de economía naranja tiene. Piénselo así, por cada dólar de inversión audiovisual en una economía de una región, el efecto multiplicador hace que ese dólar mueva $10 o más (dependiendo de las políticas de cada región). Es como dejar caer una ficha de dominó sobre otras que esperan a que caiga esa primera ficha.

Desde el Capítulo de la Industria Audiovisual Costarricense (CAIAC) de la Cámara de Tecnologías de la Información y Comunicación (CAMTIC), estamos trabajando para poder ayudar a esa reactivación económica desde donde nuestros medios nos permiten. Sin embargo, a las puertas de la incertidumbre que genera la entrada en vigor del IVA en el país, la situación no se tiene del todo clara. Por eso aplaudimos iniciativas que ya se están dando, que son de aplicación a todas las pymes por igual, como la Ley para el fomento de la competitividad de las pymes mediante el desarrollo de consorcios, las reformas a Ley de Zonas Francas, el Decreto de Mora Regulatoria para trámites, las bajas en el interés de créditos productivos, entre otras.

Estamos a la espera de La Ley de Cine, que CAIAC apoya completamente, para poder tener un marco jurídico sobre el cual soportar el desarrollo del sector lo que dará certeza a las inversiones audiovisuales que se quieran llevar a cabo en el país. Esta ley colocará a Costa Rica en menor desventaja de la que ya tiene en la región. Por parte de las empresas audiovisuales está generar más encadenamientos, buscar beneficios al inversionista para atraer inversión extranjera directa, descentralización de la economía para llevar opciones laborales en regiones económicamente deprimidas del país, apoyar la generación de propiedad intelectual y coproducir con la región para afianzar oferta latinoamericana en un escenario mundial.

Hay grandes actores de estos esfuerzos como las mesas de trabajo de la Cuenta Satélite de la Unidad de Economía del Ministerio de Cultura, el Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, la Comisión Fílmica Costarricense, el Consorcio Audiovisual Costarricense, el Consorcio de Empresas de Animación (Animation Costa Rica) y , por supuesto, CAIAC/CAMTIC que colabora activamente con todos ellos. Nunca, en la historia del país, ha habido tanto apoyo a nivel político para que el sector se desarrolle de una buena vez. Ahora esperamos con ansias que las reformas políticas rindan los frutos necesarios, para que las Pymes audiovisuales puedan lograr los objetivos de reactivación económica propuestos.

Como sector, hemos estado bogando en estas aguas desde hace varias décadas, sin viento en las velas y con poco más que ganas de llegar a puerto… esperar un poco más solo alimentará más el hambre de conquista que tenemos.


Johnny Corrales

Director de post de Mekanismo Taller Audiovisual

[email protected]