La importancia detrás de la historia organizacional
Shutterstock/La República
Enviar

Detrás de toda organización encontramos una historia, pero ¿qué es la historia organizacional? Si la cultura organizacional es el conjunto de valores y manifestación de las creencias colectivas de una organización, la historia es la suma de las experiencias colectivas que construyeron esa forma de ser organizacional. Son generadas por personas con ideas, visiones y creencias.

Si conocemos los orígenes, el desarrollo y la evolución de una empresa, podemos entender las causas de sus resultados, y saber qué aporta a la economía de su sector y su país. Sabemos cómo ha resuelto situaciones difíciles, cuáles han sido sus éxitos, su trayectoria y los valores que le otorgan su identidad.

Conocer la historia organizacional facilita la perspectiva necesaria para la adaptabilidad y el éxito de la organización. Examinar el paso del tiempo y las acciones pasadas, facilita una interpretación del presente, permitiendo una adecuada toma de decisiones estratégicas y favoreciendo sus esfuerzos de cambio.

También se logra contextualizar las experiencias. Aquello que funcionó en el pasado no necesariamente dará los mismos resultados en el futuro. La capacidad de observarse como parte de un sistema que finalmente es parte de un todo, favorece el reconocimiento de aquello que se puede sostener y aquello que se podría reformular.
 

Conocer la historia organizacional permite:
 

1. Promover lealtad

El hecho de haberse sostenido en el tiempo, de irse adaptando a las necesidades del mercado transformándose y adaptándose a los cambios sociales, genera confianza en el consumidor.
 

2. Profundizar la cultura corporativa

Si sabemos quiénes somos, qué nos define, cuál es nuestra filosofía, nuestros valores, sabremos cuál es nuestro valor diferencial. Esto después se traduce en cómo nos comunicamos con el otro.
3. Tomar mejores decisiones estratégicas. Si tenemos claro cuál ha sido nuestro recorrido, nuestros éxitos, nuestros fracasos, podremos afrontar los nuevos cambios de nuestra organización.
 

4. Construir reconocimiento

Nuestra trayectoria nos otorga prestigio y solidez en el imaginario de nuestros consumidores.
 

¿Cómo podemos recuperar la historia de nuestra organización? Investigación, análisis, redacción y comunicación.

Debemos acudir a las fuentes a través de la escucha activa. Tenemos fuentes primarias que se componen de documentos, textos, fotos, videos, objetos, etc.; y fuentes secundarias que serán la memoria oral de cuál ha sido la trayectoria de la empresa. Para la segunda, será indispensable ponerse en contacto con los fundadores o bien aquellas personas de mayor antigüedad en la organización.

Una vez recopilada la información, se analiza y se formulan los hallazgos. Esto permitirá transmitir al colectivo datos importantes sobre quiénes son como grupo, cuál es su historia y a partir de ella, su futuro. Todo esto se puede hacer con una estrategia de comunicación interna.

Cuando las personas en una organización conocen su historia —y entienden por qué en ese lugar las cosas se hacen como se hacen—, esas mismas personas podrán proyectar la cultura, los valores y la identidad de esa empresa hacia afuera, con un mayor impacto hacia sus clientes, beneficiarios, aliados y la sociedad en general.

Escrito por Mariajosé Gavilán

Ver comentarios